Ninjas, perros y Mega Drive. ¿Qué puede fallar?

Entrada publicada originalmente el 2 de febrero de 2014.

¡Ya está aquí la tercera entrega dedicada a Shinobi en el Retroanuncio, panda de mongas! Si la semana pasada vimos el estreno de Joe Musashi en nuestras flamantes Mega Drive/Genesis, hoy es el turno de situarnos a medio camino entre los salones recreativos y la 16 bits de SEGA, puesto que la historia de Shadow Dancer es cuanto menos extraña.

Lanzado en 1990 en los salones recreativos de todo el mundo, Shadow Dancer fue concebido como la secuela oficial del primer Shinobi. De hecho, jugablemente son prácticamente idénticos salvo por una salvedad: la inclusión del perro Yamato, fiel can que acompañará Hayate Musashi en su periplo atacando a los enemigos más lejanos.

Así es, hemos dicho Hayate Musashi, y no Joe Musashi. ¿Por qué? Bueno, al parecer, SEGA decidió que el hijo del Shinobi original fuera el protagonista del juego, quien debía enfrentarse a la organización terrorista «Asian Dawn«, quienes habían capturado al transbordador Olympia. A lo largo de cuatro actos con tres niveles cada uno, Hayate y Yamato debían encontrar una serie de bombas y hacer frente a todo tipo de maleantes, ninjas, mutantes y jefes finales marca de la casa «Shinobi».

Un año después llegaría a Mega Drive la correspondiente adaptación del juego, la cual cambia radicalmente su argumento, niveles e incluso protagonista. Y es que aunque jugablemente ambas versiones no variaran un ápice, Hayate Musashi volvía a ceder el protagonismo a su padre Joe. La organización criminal pasaría a llamarse Union Lizard y cronológicamente estaría situado justo tras The Revenge of Shinobi. Solo el perro Yamato y algunos de los enemigos se mantendrían iguales a la recreativa original. Para mayor confusión el juego fue rebautizado como Shadow Dancer: The Secret of Shinobi. Todo fuera por impulsar las ventas del juego tras el éxito de The Revenge of Shinobi.

Y para rizar el rizo no podemos olvidar la versión para Master System, que fue lanzada en Europa y Brasil en 1991 y se encontraba más próxima al arcade original que a la versión de Mega Drive. En esta ocasión el protagonista era además el desconocido ninja Takashi. ¿Alguien nos explica con qué baremo tomaba SEGA las decisiones por aquel entonces? (Y ya puestos, que nos explique también sus decisiones actuales).

Después de toda esta parrafada os dejamos con el anuncios de rigor de Shadow Dancer: The Secret of Shinobi.