Husk es otro juego indie de terror que ha llegado a steam para intentar abrirse un hueco en un mercado cada vez más saturado. ¿Es eso una mala noticia? Para mí no, ya que si echamos la vista atrás, en la generación PS3/360/Wii/PC los juegos de terror buenos se podían contar con los dedos de una mano manca y con este tsunami de juegos rarunos de terror estoy disfrutando más que Masiel en una visita a Bodegas Torres.

Husk es un juego que bebe de IPs como Twin Peaks y Silent Hill, buscando el terror más raruno y surrealista posible. Ambientado en 1995, Matthew Palmer, el personaje que encarnamos, se despierta después de haber sufrido un accidente de tren. Sin nadie a su alrededor y sin rastro de su mujer e hija, el único indicador de civilización que verá el bueno de Matthew es un cartel que dice: Bienvenido a Shivercliff.

Según la descripción de Steam, Husk tiene un montón de referencias noventeras, diferentes tipos de enemigos y jefes, una jugabilidad de entre 4 y 5 horas, y una narración inmersiva de esas que da gusto vivir.

Su trailer pinta tal que así.