Hoy ha salido el cómic de Overwatch. Debido a su brutal popularidad, estaba cantado que éste iba a ser un exitazo, pero por desgracia, se ha hablado más de un detalle que debería ser mundano para nosotros que de su calidad. ¿Cuál es? Pues que Tracer, uno de los personajes más populares, es lesbiana. ¡Madre mía, la que se ha liado! Entre los pajeros que han visto frustrados sus sueños húmedos nocturnos, los vendedores de Doujinshi que van a tener que rehacer curro -no todos, eso seguro XD- y los mormones que siempre joden y molestan se ha creado un run run estúpido indigno de una sociedad moderna. Bueno, luego claro está, está Rusia, que directamente ha impedido su publicación por vulnerar su ley contra la propaganda homosexual. ¡Tremendo, pero tristemente real!

En fin, yo no he jugado nunca a Overwatch y no voy a comenzar a hacerlo ahora por mucha simpatía que haya despertado en mí. Cosas de tener sentido común y no verse influenciado por cosas que son y deberían ser normales.