La segunda entrega de Fire Emblem y última en llegar a Famicom fue una entrega de lo más atípica.

Cuando una saga está dando sus primeros pasos podemos encontrar dos vertientes en sus primeras secuelas: las que apuestan por lo ya conocido, y aquellas que intentan innovar rompiendo con lo establecido. Y ninguna de las dos fórmulas funciona siempre a la perfección.

Nintendo optó por la segunda vía con Fire Emblem Gaiden, segunda y última entrega de la saga lanzada en Famicom (1992), y que dejaba de lado a Marth y sus caballeros para mostrarnos una historia totalmente diferente, ambientada en otro mundo y con personajes totalmente nuevos (si bien destaca algún que otro cameo del primer Fire Emblem).

Fire Emblem Gaiden está ambientado en el continente de Valentia, y esta vez nos muestra la lucha de dos nuevos reinos: Rigel y Zofia. Dos viejos amigos, Alm y Celica, se verán inmersos en medio del conflicto, enfrentándose al peligroso dios Dumah y tratando de unificar Valentia en un único reino como rey y reina.

Fire Emblem Gaiden destacó en su momento no sólo por su ambicioso argumento (para los cánones de la época), sino también por sus novedades jugables frente a la anterior entrega: las estadísticas base podían superar enormemente lo establecido hasta la fecha, la promoción de las clases de personaje se realizaba en templos específicos y no mediante objetos, los hechizos se aprendían subiendo de nivel y gastaban unos puntos de maná exclusivos de los hechiceros (como en la mayoría de RPGs al uso), se introdujo por primera vez el sistema de apoyo entre unidades, y los personajes se desplazaban entre capítulos mediante un mapa.

No obstante, muchas de estas novedades no fueron bien recibidas por los jugadores del Fire Emblem original, por lo que Nintendo e Intelligent Systems las dejaron de lado. No obstante, algunas de ellas han terminado volviendo en entregas posteriores, como bien saben los fans de la franquicia.

La Consola Virtual de Wii (la japonesa, por supuesto), contó con su ración de Fire Emblem Gaiden a partir de 2009.  Fuera de Japón, si queréis disfrutar del juego no tenéis más que descargar un emulador, aplicar el flamante parche disponible desde 2010 a la ROM del juego, y disfrutar.

Os dejamos con el anuncio del juego, digno de Christopher Lambert y sus Inmortales.