Oh lord! We Happy Few me ha dejado con el culo torcido con su presentación del E3. Esa ambientación a lo Bioshock, esa jugabilidad raruna, esa maravilla historia y ese increíble momento piñata me ha robado el corazoncito. De hecho, he lanzado por la ventana mi alianza de casado mientras gritaba: ¡A la porra, mi corazón pertenece a We Happy Few!

We Happy Few es un juego de supervivencia de mundo abierto lleno de maníacos adictos a píldoras de la felicidad como estas.

El mundo del juego se recrea automáticamente en cada partida y se divide en cinco áreas bien delimitadas.  Así de bien luce el jodido.