Bromas a parte, un joven se paseaba este pasado domingo por el vestíbulo del metro de la bulliciosa estación de Akihabara, tal y como su madre lo trajo al mundo: en pelotilla picada, tan solo equipado con una mochila, en donde presumiblemente llevaba la cartera para poder comprar el billete de metro. De hecho, por no llevar, el chaval no llevaba ni calzado.

Poco le duró a nuestro valeroso joven la gesta, ya que enseguida fue rodeado por el personal de la estación, que lo rodeó con una manta para que no escandalizara al resto de clientes, pero duró lo suficiente para su breve paseo naturalista fuera retratado por los como twitteros @HapEator_AKeOMi o @chikuwa328 y subido a la red social.

La policía también hizo acto de presencia frente al espontáneo exhibicionista. Los agentes convencieron al mozuelo de que se pusiera algo de ropa antes de que pillara un catarro, para posteriormente arrestarlo e interrogado por la causa de tan curioso comportamiento.

 

Fuente: Jim