Hoy recordamos una de las entregas más flojas de Golden Axe. ¡Pero al menos es bonito!

Tras la trilogía original en Mega Drive/Genesis y esa bestia parda para los arcades que fue The Revenge of Death Adder, SEGA tardó unos años en lanzar una nueva entrega de Golden Axe, y cuando lo hizo pilló por sorpresa a todos los aficionados.

En 1994, aprovechando el boom de los juegos de lucha como Street Fighter II, Darkstalkers, Fatal Fury, Virtua Fighter (de la propia SEGA), y mil títulos más,  llegó Golden Axe: The Duel, título ambientado siglos después de The Revenge of Death Adder, y en el que una nueva hornada de héroes y villanos se enfrenta en combates 1vs1 por el hacha de Gillius Thunderhead, que fue quien le dio el golpe de gracia a Death Adder en la entrega anterior. Al parecer el hacha de marras concede grandes poderes a su poseedor, por lo que todos se disputan su posesión, incluyendo un Death Adder resucitado que hace las veces de jefe final (¡vaya, no me lo esperaba!).

El título no fue muy bien recibido en su momento debido a que no aportaba gran cosa a los títulos de lucha del momento salvo un sistema de magias basado en las clásicas botellas que soltaban los duendes de turno en las anteriores entregas. Este añadido descompensaba totalmente los combates, haciendo que estos se convirtieran en una pugna por ver quién conseguía antes todas las botellas de magia.

Los personajes, faltos de carisma salvo el propio Death Adder, tampoco ayudaron a que el título fuera bien recibido por el público. Y aunque Golden Axe: The Duel contó con una más que correcta conversión a SEGA Saturn, el título siguió siendo tan soso como era por aquel entonces. Al menos hay una cosa que nadie puede echarle en cara: su apabullante apartado técnico 2D, sin nada que envidiar al resto de títulos de lucha de la época. Podéis comprobarlo en el anuncio viejuno que a continuación os presentamos.