Durante el pasado fin de semana Madrid acogió Expomanga 2016, evento dedicado al a cultura japonesa que contó con la visita especial del mangaka Masasumi Kakizaki. Esto es todo lo que nos contó.

Una vez más, Madrid volvió a vibrar al ritmo de Expomanga, el evento anual de manganime, videojuegos y cultura japonesa de Madrid que en este 2016 ha llegado a su edición número quince. Además de contar con una nueva ubicación, también contó con la presencia de un invitado venido desde el lejano oriente. En esta ocasión, la organización del evento y la editorial Milky Way Ediciones aunaron fuerzas para traer a nuestro país a un artista que, si bien era desconocido hasta hace relativamente pocos años, se ha convertido en uno de los nombres de referencia del arte del cómic japonés actual: Masasumi Kakizaki. El autor de obras tan variadas y absorbentes como Hideout, Rainbow, Green Blood y Bestiarius, entre otras, hizo gala de una gran paciencia y mucha dedicación a todos los fans que durante los días 6, 7 y 8 de mayo decidieron pasarse por el Pabellón 12 del Recinto Ferial IFEMA. Gracias a su visita a Expomanga, muchos tuvimos la ocasión de conocer a una persona que se mostró cercana, accesible y abierta a todo tipo de actos con tal de complacer a sus seguidores, quienes sin duda han aumentado tras comprobar que ni su apretada agenda ni la saturación de gente le impidieron pasar más de nueve horas firmando y dedicando láminas a todos lo que quisieron llevarse un recuerdo suyo de esta visita tan especial.

Kakizaki mantuvo con los medios de comunicación y los fans dos encuentros (una rueda de prensa que contó con la asistencia de diversos medios del mundillo y un encuentro con los fans) en los que explicó que en ningún momento de su infancia había querido ser mangaka. De hecho, ni siquiera leía cómic japonés en sus años mozos. Su auténtico objetivo era ser novelista, pero este sueño se vio truncado cuando comprobó que las editoriales no le hacían ni caso. Pero Kakizaki no se rindió y, en su lugar, realizó un manga que envió a un pequeño premio del que resultó ganador, siendo el pistoletazo de salida de su ascendente carrera.

En cuanto a su trayectoria profesional, el invitado reconoció que su estilo ha mejorado desde sus inicios (X-Gene) hasta el momento presente, especialmente gracias a su trabajo como ayudante de autores como Shūhō Satō, creador de Say Hello to Black Jack. Aún así, este autor de la vieja escuela que puede llegar a pasar hasta veinte horas dibujando sus obras a mano (sin uso de los nuevos sistemas de edición), afirma que aún le queda mucho recorrido por andar en el mundo de la ilustración. Fan del escritor del género de terror Stephen King, reconoce que le encantaría adaptar a manga alguna de sus novelas, así como recibir una oferta de trabajo para realizar algún cómic en la industria americana, a cuyo estilo se asemeja el de Kakizaki.

Masasumi Kakizaki

Tallon4 también tuvo la oportunidad de conocer a Masasumi Kakizaki personalmente. Tanto durante la rueda de prensa que concedió como en el encuentro con los fans, pudimos realizar algunas preguntas que el autor, con ayuda del traductor Marc Bernabé, contestó con gran amabilidad. A continuación os ofrecemos las cuestiones realizadas directamente por Tallon4 en ambos encuentros.

Tallon4: En Green Blood se hace mención a numerosos hechos históricos. ¿Cómo fue el proceso de documentación para poder llevar a cabo esta serie?

Masasumi Kakizaki: Tanto Green Blood como Bestiarius están inspiradas en películas, ya que soy muy fan de filmes tanto de romanos como del oeste (espagueti western). El proceso de documentación, si así se puede llamar, lo realicé viendo películas. También leí algún que otro libro, pero la base fueron las películas de romanos y vaqueros.

T4: Antes ha comentado que no es un lector habitual de manga. En el caso de Bestiarius y Green Blood, en especial Green Blood, que tiene unas ilustraciones tan reales que parecen fotografías, ¿cómo aprendió a dibujar así, de una manera tan realista? ¿Cuánto tiempo, más o menos, le lleva hacer cada ilustración?

MK: Es una pregunta que me hacen a menudo. Creo que mi estilo, realista y muy fotográfico, se debe a que, precisamente por no haber leído manga, no me sale de forma natural el típico dibujo manga. Dado que mi influencia es el cine, mi objetivo es hacer dibujos con gran fuerza expresiva, casi como si se tratase de fotografías.

Masasumi Kakizaki

T4: En el caso de Hideout, en el propio tomo de esta historia de terror psicológico se menciona lo difícil que fue llevar a cabo este proyecto tan “nicho” debido a la crisis económica que atravesaba Japón en ese momento. ¿Cómo consiguió que la editorial decidiese apoyarle en este proyecto?

MK: Fue tal cual se explica en el epílogo. En la época en la que quise empezar con la obra Japón estaba sumido en una grave crisis económica. Siempre he sido un gran fan de este tipo de historias. Mi editor en ese momento me dijo que no se podía hacer esta obra, que cómo se me ocurría, que en ese momento no se iba a vender bien. Pero fui muy tozudo y al final el editor me permitió hacer la obra, con lo que me salí con la mía.

T4: En el epílogo de Hideout explica que llegó a visitar una cueva para poder ejecutar la obra con mayor conocimiento, experimentando personalmente las sensaciones que después transmitió a Seiichi. ¿Hasta qué punto se implica en sus obras, en el hecho de sentir por sí mismo lo que luego va a sentir el personaje (soledad, asfixia por la sociedad, etc.)?

MK: Es cierto que fui a dos o tres cuevas a ver cómo eran para crear Hideout y se caí. Pero, si me metiera en la piel de mis personajes para sentirse como ellos mi vida personal sería un desastre, por lo que procuro no hacerlo.

T4: Bestiarius está inspirando en el Imperio Romano, mientras que Green Blood se desarrolla en el Oeste americano. ¿Ha pensado en hacer una nueva obra centrada en alguna una época histórica de relevancia?

MK: Lo cierto es que ahora estoy trabajando en Bestiarius, por lo que no tengo nada planeado. Aún así, tengo dos ideas, aunque no prometo que lo vaya hacer. Una está centrada en la época de los conquistadores, mientras que la otra tendría lugar en la época actual.

Masasumi Kakizaki

Durante estos encuentros, todos los asistentes pudimos aprender un poco más sobre este autor que para algunos era desconocido hasta ese momento. Entre las curiosidades que compartió con nosotros, destacó el hecho de que Kakizaki disfruta haciendo series de larga duración como Bestiarius. No obstante, y teniendo en cuenta las diferencias que se dan a la hora de plantear obras cortas de obras largas, señaló que las primeras, como Hideout, también tienen su gracia. Asimismo, el autor reconoció abiertamente que la obra que le hizo madurar en la profesión y que le sirvió al mismo tiempo como base fue Rainbow, serie que transcurre en la postguerra japonesa y que fue llevada al anime ante el asombro del propio Kakizaki debido a la dureza de la trama. Este hecho permitió acercar esta obra a un público más general. Aún así, quedó claro que esta obra también es una de las más queridas por el autor, ya que aseveró haber volcado cierta parte de su “yo” en el personaje del soldado (no damos más detalles porque es spoiler).

Asimismo, una de las obras que más preguntas generaron fue Bestiarius. Esta historia que transcurre en un Imperio Romano en el que conviven humanos con monstruos y criaturas mitológicas nació de la pasión de Kakizaki por el Imperio Romano y la Roma Antigua. En cuanto a los monstruos, los cuales son adaptaciones propias de los monstruos de un libro antiguo de ilustraciones de procedencia occidental, estos se unieron al proyecto debido a que la revista en la que se publica la obra está dirigida a un público masculino y joven que busca algo más, por lo que a esa “historia de romanos” que deseaba realizar había que añadirle un aliciente que la hiciese atractiva a los ojos de los otakus. Gracias a esa mezcla nació una de las series más fascinantes de Masasumi Kakizaki.

Masasumi Kakizaki

Siguiendo con Bestiarius, su autor señaló que desconoce la extensión que tendrá. Lo que tiene fijo es que esta dará para cinco tomos, aunque su continuación está en manos de la editorial que la publica en Japón. Por otro lado, el autor hizo patente que uno de sus anhelos e ilusiones sería ver en movimiento (anime) esta serie que aúna historia y mitología de una manera magistral y adictiva.

En esta charla también hubo espacio para hablar de Green Blood, obra que parece contar con más adeptos de lo que podría esperarse en un primer momento. Kakizaki afirmó que, en caso de que la editorial se lo permitiese, le encantaría realizar una precuela de la obra explicando la historia de Edward King, padre de los hermanos Burns (Brad y Luke, protagonistas de la historia), aunque de momento no hay visos de futuro para este proyecto.

Como habéis comprobado, los tres días de Expomanga fueron especialmente intensos no sólo para los otakus que fueron hasta IFEMA, sino también para Masasumi Kakizaki. Un artista de los pies a la cabeza que se entregó a sus fans y que dejó un gran sabor de boca de su paso por Madrid.

Desde Tallon4 queremos agradecer a la A.E.A.C. (organizadora de Expomanga), a Milky way Ediciones y a Marc Bernabé su tiempo y esfuerzo de cara a los encuentros con Masasumi Kakizaki.

Masasumi Kakizaki