La piratería es un problema conocido en el mundo de los videojuegos, aunque a mi parecer, es mucho menor de lo que nos quieren hacer creer en realidad. Hay compañías que lo combaten con DRMs absurdos, aunque otras buscan opciones no dañinas para los otros jugadores que destacan por su originalidad. ¿La última de ellas? Nos la ha enseñado Remedy con su nuevo juego estrella Quantum Break.

El nuevo y esperado juego para Xbox One y Windows PC no se ha librado de la piratería, pero la está combatiendo de una forma que me encanta. Y es que el juego castiga a los piratillas poniendo un parche a su protagonista, Jack Joyce, haciendo ver a todo el mundo que esa copia no es legal. Por lo visto, Remedy ya puso en practica esta misma técnica con Allan Wake y también fue la mar de laureada.

 

Bravo, Remedy.