Un nuevo nivel de vicio se manifiesta ante nosotros.

Amenizamos el viernes con una de esas noticias un tanto absurdas pero que seguro que hacen que más de uno se tire de los pelos. Y viene directa desde Corea del Sur, campo de entrenamiento de adictos a MOBAs, MMORPG y cualquier otro tipo de juego online habido y por haber.

Nuestro protagonista no es otro que CranK, veterano de StarCraft (y su secuela), que ha querido demostrar seguir siendo tan duro en el RTS de Blizzard mientras juega relajadamente a otro título no menos adictivo: Hearthstone.

Ambos juegos requieren una rapidez de pensamiento tremenda: StarCraft es un título especialmente rápido y exigente si controlamos a los Zerg, como hace CranK. Y Hearthstone tiene tiempo límite en sus turnos, por lo no podemos relajarnos en ninguno de los dos. ¿Podrá CranK arrasar en ambos títulos al mismo tiempo? Dadle al play para descubrirlo.

Fuente: Kotaku