Norma Editorial nos presenta Desaparecido, un manga atípico que te encandilará desde la primera página. Esto es lo que os ofrece el primer tomo.

Desaparecido

¿Alguna vez habéis tenido una sensación de déjà vu, de haber vivido una situación anteriormente? ¿Qué pasaría si de ese “revival” dependiera la vida de alguien a quien tuvieseis que salvar sin tan siquiera conocerle, sin saber donde se encuentra y sin saber qué le sucederá? ¿Y si tuvieses que confiar en esa capacidad para retroceder en el tiempo para resolver un caso que has querido olvidar durante los últimos años? Todo esto (y alguna cosa más) es lo que le sucede al protagonista de la obra que hoy os presentamos. Un manga en el que el tiempo es el aliado y a la vez el enemigo del protagonista. Con todos vosotros, Desaparecido, de Ken Sanbe.

“Cuando las palabras se dicen es cuando uno se anima a hacerlas realidad”

Desaparecido

Satoru Fujinuma es un mangaka de 29 años que no consigue que su carrera como profesional despegue. Para ganarse la vida, el muchacho trabaja a tiempo parcial como repartidor en un local llamado Oasi Pizza. Sin embargo, Satoru no es un chico normal, ya que posee una habilidad llamada revival que le permite retroceder en el tiempo un lapso de entre uno y cinco minutos justo antes de que suceda un accidente, de manera que pueda analizar la situación, encontrar la “anomalía” y prevenir dicho accidente o catástrofe que conllevaría consecuencias irreversibles para algún ser humano cercano. Asimismo, cuando era pequeño Satoru sufrió un episodio que quiso borrar de su mente.

En su época escolar se sucedieron una serie de secuestros y asesinatos de niños de su edad que los adultos se ocuparon de ocultar del conocimiento de los más pequeños para no preocuparles. Sin embargo, tras un tiempo de búsqueda y análisis, la policía acabó encontrando al supuesto culpable, Jun Shiratori, un universitario de 23 años del que el pequeño Satoru se había hecho amigo y con quien compartía sus tardes. Tremendamente afectado por la noticia, Satoru decidió olvidar esa etapa de su memoria, haciendo como si nunca hubiese pasado.

Sin embargo, en mayo de 2006, coincidiendo con el cumplimiento de la sentencia a muerte a la que se condenó a Jun, Satoru comienza a recordar aquellos sucesos que alteraron su infancia y su manera de ser para siempre. En dicha época, su madre, decide instalarse en su casa por un tiempo después de que el chico sufriese un accidente a causa de un revival. En ese momento, la madre de Satoru realiza un descubrimiento sin igual: Jun, quien fue acusado del secuestro y asesinato de los menores, era en realidad inocente. Pero antes de poder comunicar su descubrimiento la mujer es asesinada. Cuando Satoru descubre que le han tendido una trampa para hacerle parecer el autor de un matricidio, el chico se obliga a sí mismo a volver en el tiempo y evitar la muerte de su madre. Lo que no tenía planeado era que retrocedería hasta 1988, año en el que se produjeron los asesinatos de los tres menores. ¿Será Satoru capaz de descubrir al auténtico asesino de los menores antes de que, años después, también maten a su madre? Así comienza una lucha contra el tiempo en la que Satoru tendrá que dar lo mejor de sí mismo para evitar que comience una cadena de tragedias que parece no tener fin.

Desaparecido (Boku Dake Ga Inai Machi) es un seinen de Kei Sanbe que comenzó a publicarse en la revista Young Ace (Kadokawa Shoten) en el año 2012. La historia actualmente sigue en activo y cuenta con un total de seis volúmenes recopilatorios en el mercado.

A finales del pasado mes de febrero, Norma Editorial anunció a través de sus perfiles en las redes sociales que se había hecho con los derechos de publicación de Desaparecido en España. Como antesala del XXI Salón del Manga de Barcelona, el primer tomo de esta historia de ciencia-ficción se puso a la venta a mediados de octubre. Si queréis descubrir cómo es la edición que la editorial catalana ha preparado para esta obra no tenéis más que seguir leyendo:

Edición de Desaparecido por Norma Editorial

Norma Editorial ha sacado al mercado la edición en castellano de Desaparecido en formato rústica con sobrecubierta. Con un tamaño de 13×18,2cm., y gracias al alto gramaje de las páginas que componen el tomo, podemos hablar de una obra que se presenta en un formato compacto, robusto y un tanto pesado (aunque nada exagerado). Asimismo, esta peculiaridad hace que la impresión de las viñetas en las páginas goce de una alta calidad, evitando cualquier indicio de borrones o manchurrones propios de un papel de menor calidad.

Desaparecido

Desaparecido está compuesto por 196 páginas, cuatro de las cuales se presentan a todo color (las cuatro primeras, entre las que se incluye la portada del primer capítulo). Por un precio unitario de 8 euros, cada otaku puede disfrutar de los seis primeros capítulos de la obra. Como curiosidad, simplemente mencionar que el índice de se encuentra en la solapa interior delantera del tomo, por lo que no ocupa ninguna página física del manga.

Al final del volumen se encuentra una ilustración navideña de uno de los personajes de la historia, Airi Katagiri. Esta viene acompañada de una narración sobre cómo fueron los días que duró el proceso de creación de dicha ilustración. Un extra que, sin ser relevante, supone un dato curioso y un añadido que más de uno apreciará (porque a algunos nos gusta conocer estos pequeños detalles que ayudan a entender las obras como procesos laboriosos y un poco más cercanos).

Conclusión

Tal y como ya mencionamos en el manganálisis de la obra, Desaparecido “comienza con una tragedia que, poco a poco, consigue enganchar al lector hasta meterle en un torbellino que impide prever lo que vendrá a continuación”. Aunque el principio de la obra puede resultar un tanto extraño, ya que el lector puede encontrar alguna dificultad para situarse adecuadamente en la misma, poco a poco el peso de los acontecimientos y su desarrollo, flashbacks incluidos, ayudan a ubicarse en una historia llena de sorpresas y algún que otro giro inesperado, lo cual eleva su valor como manga de ciencia-ficción (las historias planas y/o previsibles acaban siendo bastante aburridas, pero Desaparecido mantiene un nivel de tensión que crece y decrece durante la obra, pero nunca desaparece).

En lo concerniente al estilo de dibujo, Kei Sanbe posee un estilo propio que se caracteriza por una más que adecuada proporción de los personajes, así como un diseño un tanto infantil de estos debido a la tendencia a las líneas curvas del autor (especialmente visible en los rostros de los mismos). Su trabajo, siempre impecable, suele destacar las líneas de movimiento de sus personajes por encima de los fondos y de los escenarios en los que se desarrolla la acción. Además, su arte va evolucionando conforme pasan los episodios, demostrando que el trabajo duro siempre da sus frutos.

Finalmente, la edición de Norma Editorial, como suele ser habitual, está a la altura de las expectativas. La relación calidad-precio es más que aceptable, aunque siempre duele un poco al bolsillo el desembolso de 8 euros por tomo cuando se trata de series abiertas o excesivamente largas. No obstante, en este caso se trata de 8 euros bien invertidos, ya que la calidad que ofrece el tomo es bastante elevada y cuidada.

Por si no teníais claro qué obras seguir añadiendo a vuestra mangateca, aquí os ofrecemos otra opción más que factible que promete ofrecer al lector horas y horas de intrigas, tensión, acción y, sobre todo, diversión.

Desaparecido