La resaca nos ha durado más de lo que suponíamos, pero ya tenemos con nosotros esta crónica con lo mejor y peor del evento por excelencia de la cultura japonesa en Madrid: Expomanga 2015.

Expomanga

Como todos recordaréis, del 8 al 10 de mayo tuvo lugar en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo de Madrid la celebración de Expomanga 2015, el certamen dedicado al manga, al anime, a los videojuegos y a la cultura japonesa de mayor relevancia (al menos hasta el momento y le pese a quien le pese) de la Comunidad de Madrid. Un año más, este fue el epicentro de una concentración de otakus que se mostraron dispuestos a pasar unos días de mucha diversión y poco descanso en uno de los parajes más emblemáticos y conocidos de la capital. Y en esta ocasión, y para alegría de más de uno, Expomanga no tuvo que competir con ningún otro evento nacional por captar la atención de vendedores y asistentes, lo cual supuso un aumento del nivel de la calidad de esta edición.

Para todos los que estamos acostumbrados a ir a este evento desde casi su fundación, hablar de Expomanga es sinónimo de hablar de compras y de productos susceptibles de volverse a casa de nuestra mano. Así, uno de sus grandes atractivos fue una vez más la zona de stands comerciales. Allí se congregaron desde las últimas modas en merchandising (almohadas de chicos guapos y chicas ligeritas de ropa, figuras de personajes en posturas casi imposibles, colgantes de las series más demandadas, camisetas de todo tipo y talla, chapas, marcapáginas,…), hasta viejas reliquias del mundo de los videojuegos, pasando por tomos mangas y animes que han creado tendencia entre el público. Paseando entre los stands nos encontramos con algunos habituales del sector que no se pierden una, como Selecta Visión, Bandai, Dolmen Editorial, Ediciones Babylon, Fandogamia Editorial, Jesulink-Raruto-5 Elementos, Norma Editorial y Nowevolution Editorial. A ellos se unieron Tomodomo y Ediciones Imagion, dos nuevos miembros de la familia editorial española que quisieron disfrutar de tres días intensos pero divertidos en compañía de algunos de sus lectores.

Expomanga

Pero, sin lugar a dudas, uno de los reclamos más importantes de esta edición de Expomanga fue el stand de Good Smile Company. Tras dos visitas a Barcelona, esta era la primera vez que la conocida firma de figuras japonesas se pasaba por la capital para conocer el ambiente y a sus compradores habituales del centro (o no tan centro) de la meseta. A pesar de que la acogida por parte del público fue buena, lo cierto es que no estamos seguros de que el nivel de ventas alcanzase esos mismos niveles (el domingo aún quedaban bastantes productos disponibles, cuando sus visitas a la Ciudad Condal dejaron el stand más que arrasado por compradores ansiosos de hacerse con sus productos a precios más asequibles). Asimismo, cabe subrayar la nota negativa asociada al mundo de las figuras: las copias de mala calidad. Estas, que se podían adquirir en más de un stand, no pasaron desapercibidas ni para muchos de los visitantes ni para los responsables directos de Good Smile Company que se desplazaron hasta Madrid y así lo hicieron saber a través de sus blogs y cuentas personales en redes sociales. Está visto que aún queda mucho por hacer en materia de control sobre qué tipos de productos se pueden y/o no se deben vender en eventos de estas características, materia en la que Ficomic está trabajando y en la que la Asociación Española de Amigos del Cómic tiene que ponerse manos a la obra.

Expomanga

Como no podía ser de otra manera, Expomanga también fue un espacio para la cultura. Por ello, no faltaron distintas exposiciones divididas entre las dos plantas del edificio habilitadas para el evento y que aportaron a los visitantes un poco más de conocimiento acerca del país del Sol naciente o del arte del dibujo en sí mismo. Japón: 70 años de progreso y paz fue un espacio en el que se exhibió la obra de ilustradores de sobra conocidos y de dibujantes amateurs que comparten una idea: la visión de Japón como un país que, a pesar de su historia más bélica y sangrienta, también ha colaborado con el fomento de la paz entre naciones y el progreso a distintos niveles. Por su parte, la muestra Kenneos Art Works dio a conocer una pequeña variedad de trabajos realizados por Kenneos para ediciones Babylon, así como bocetos y diseños de su nueva e inédita obra, Kassio’s Realms. Por último, pero no por ello menos importante, la Academia C10 también quiso estar presente una vez más con una muestra de los trabajos realizados por los estudiantes de los Cursos de Manga. Asimismo, estos estuvieron acompañados por ilustraciones de autores y obras de sobra conocidos, como Saihoshi Redemption o Monstruo busca a Monstruo. Espacios en los que relajarse y distanciarse un poco del bullicio de la zona más comercial al tiempo que se aprende un poco más sobre uno de los artes más bellos de nuestros días.

Pero, ¿qué sería de Expomanga sin un área para que los jugones den rienda suelta a sus habilidades? En la primera planta del Pabellón de Cristal hubo espacio para todos los amantes de los videojuegos. En el stand de Bandai Namco Entertainment se pudieron probar algunos de los juegos que están por venir (Tales of Zestiria, J-Stars Victory Versus+, One Piece Pirate Warriors 3, Naruto Shippuden Ultimate Ninja Storm 4). Además, la zona de The Witcher 3: Wild Hunt fue otro de los grandes atractivos turísticos de estas jornadas. Casi al lado, en la zona de Nintendo, los visitantes pudimos disfrutar de juegos como Splatoon, Puzzle & Dragons Z, Puzzle & Dragons: Super Mario Bros. Edition, Xenoblade Chronicles 3D, Code Name S.T.E.A.M., Mario vs. Donkey Kong: Tipping Stars, Inazuma Eleven GO Chrono Stones, entre otros. Escoltando estas dos grandes zonas también se pudo disfrutar de otros videojuegos de ayer y de hoy en versiones originales.

Expomanga

Asimismo, Expomanga 2015 contó con invitados de diversos campos. Entre ellos estuvieron el cineasta Naoyoshi Shiotani (Ghost in the Shell, Blood: The Last Dark, Tokio Marble Chocolate), el productor Rui Kuroki (Halo Legends, Tsubasa, Batman: Gotham Knight), la cantante, guitarrista y compositora Haruka, y el cosplayer Annchirisu.

Y actividades mil: talleres de HammaBeads, amigurumis, de construcción de armas de softcombat, de cosplay, de hangul, de maquillaje para BJD, torneos de Cardfight!, Krossmaster, Munchkin, UNOtaku, Forceo f Hill, Softcombat, Sabitrivial,… Y la lista sigue y sigue. También hubo algunos intrépidos otakus que se atrevieron a demostrar sus dotes bélicas armados con un arco y flechas en el espacio de combate habilitado para ello. Los amantes del cine pudieron asistir a la proyección de títulos como El Profesor Layton y la Diva Eterna, Las vacaciones de Jesús y Buda, Los episodios del 1 al 3 del anime Fairy Tail, los episodios 1-3 de la serie Sword Art Online, así como la emisión en exclusiva de la versión en castellano del primer episodio de los animes Tokyo Ghoul y Mazinkaiser. Mientras, el escenario principal fue testigo de las sesiones de firmas de los autores invitados, de charlas sobre el Cosplay y Youtube, los concursos de karaoke y karaoke pasiego, los combates de Sumo Royale, el desfile de kimonos y la presentación de novedades de la Colección de Cuentos de Ediciones Babylon y de Ediciones Tomodomo, entre otras.

Expomanga

En lo referente al cosplay, el día fue su día grande con el concurso celebrado en el Auditorio y donde los asistentes disfrutaron de actuaciones más o menos laboradas, desde un homenaje a Studio Ghibli hasta una recreación de los sucesos acontecidos en el film The Last – Naruto the movie-. Pero ese no fue el único momento para los amantes del cosplay, ya que los cosplayers estuvieron presentes durante las tres jornadas de evento.

Sin embargo, y a modo de cierre crítico, una vez más tenemos que recordar los problemas de aforo que hubo el sábado 9, día en que la cola de entrada fue cortada en diversas ocasiones ante la supuesta “avalancha” de gente que ya circulaba por los pasillos del Pabellón de Cristal. A pesar de todo, hay que recordar que dichos problemas de aforo se deben a la normativa comunitaria que establece el número máximo de personas que pueden ocupar al mismo tiempo este espacio y que la AEAC debe cumplir a rajatabla para evitar sanciones y posibles reprimendas. Para luchar contra esta lacra que tan cuesta arriba se le hace a la AEAC, se ha creado una solicitud en change.org para pedir que se amplíe el aforo del Pabellón de Cristal. La campaña está actualmente en activo y puede sumarse cualquiera que desee disfrutar con mayor libertad de este evento que se celebra una vez al año y al que en ocasiones cuesta acceder. Sólo con la ayuda de todos podremos hacer de Expomanga un evento más grande, de mayor calidad y más competitivo. Algo que, al fin y al cabo, nos acaba beneficiando a todos los otakus.

Ahora toca reponer fuerzas y organizar la agenda para los eventos que vendrán en los próximos meses, tanto en Madrid como en el resto de comunidades autónomas. Y, cómo no, esperar para que la AEAC redoble sus esfuerzos para que el año que viene Expomaga 2016 experimente una mejora notable que haga que ediciones pasadas queden en el olvido para abrir un nuevo abanico de posibilidades en materia de eventos para otakus.

Expomanga