Recordamos uno de los títulos flash más famosos de la última década.

scary maze

Con el boom de Internet y los juegos en flash, estaba claro que tarde o temprano alguien iba a encontrar un filón con los juegos de terror y sustos que le sacan a uno el corazón por la boca cual tebeo de Mortadelo y Filemón. Laberinto del Terror (Scary Maze) es uno de esos títulos, y seguramente más de uno de vosotros le ha deseado el mayor de los dolores del mundo a sus creadores o a aquel que os recomendó el juego de marras.

Creado en 2003 por un tal Jeremy Winterrowd (he tenido que buscarlo, os seré sincero), Laberinto del Terror (Scary Maze) nos propone algo sumamente simple: guiar el cursor de nuestro ratón por una serie de niveles que cada vez se van haciendo más laberinticos e intrincados. Si el cursor toca sin querer uno de los bordes del laberinto, toca empezar de nuevo. Hasta aquí todo bien, ¿verdad? Bien, pues subid el volumen y probad a fallar en uno de los niveles más avanzados. Ya veréis luego si lo que os ocurre os hace tanta gracia.

La fama y el legado de Laberinto del Terror no se hizo esperar. Desde su debut fue considerado todo un éxito, siendo jugado por miles de personas en todo el mundo (ayudó enormemente que fuera un juego de navegador accesible a través de un solo click), inspirando multitud de imitadores y continuaciones posteriores por parte de su creador para seguir manteniendo viva la sorpresa y los sobresaltos.

De hecho, con el boom de YouTube, el juego ganó aún más notoridad, ya que no eran pocos los graciosos que ponían a amigos y familiares a «disfrutar» con el juego, siendo ellos totalmente inconscientes de las que se les venía encima, generando millones de visitas y comentarios a lo largo del tiempo. ¡Pobres de las abuelas y hermanos pequeños que han sufrido en las garras de Laberinto del Terror! Aquí podéis ver una buena muestra de aquellos que han sufrido en sus carnes el juego. ¿Y vosotros? ¿Ya lo habéis probado?