¿Cansado de los arcades de conducción? ¿Y de los juegos de zombis? Earn to Die 2 es una divertidísima vuelta de tuerca a ambos géneros.

earn to die 2

Aquellos que me conocen bien saben que no soy un gran fan de los juegos en flash o en navegadores. Sin embargo, siempre hay excepciones, propuestas que ya sea por su sencillez, propuesta o ambientación, nos hacen pasar horas y horas disfrutando con ellas. Pues bien, algo así me ha pasado con Earn to Die 2, lo último del estudio Not Doppler.

Puede que muchos ya conozcáis Earn to Die 2 y su antecesor, pero para aquellos que nunca hayáis oído hablar de él, dejadme que os cuente de qué va: somos un superviviente más en el apocalipsis zombi de turno. Recibimos un mensaje del ejército, indicando que están a punto de evacuar el último helicóptero en la otra punta del país, así que no nos queda más remedio que subirnos al primer vehículo que encontremos y abrirnos paso entre las hordas de zombis hasta escapar. ¿Os suena la propuesta? ¿Si? Pues será mejor que reconsideréis vuestra respuesta.

Y es que la propuesta de Earn to Die 2 es tan bruta como adictiva: vamos atravesando unos Estados Unidos infestados de zombis montados en diferentes vehículos mientras pasan los días. El vehículo de marras tiene muy poca gasolina, pero según vamos avanzando en el escenario, atropellando zombis, causando explosiones y realizando cabriolas nuestro dinero comienza a aumentar mágicamente, pudiendo invertir las ganancias en mejoras para nuestro vehículo: desde aceleradores y mejores ruedas, escudos, pasando por escopetas, cañones y por supuesto, más gasolina.

De esta forma iremos repitiendo cada uno de los escenarios hasta convertirnos en una auténtica arma de destrucción masiva con patas que ríete tú de un Metal Gear. Los zombis serán espachurrados y reventados al ir atravesando los escenarios mientras pulsamos el turbo, y nuestro coche (con modelos tan descacharrantes como un vehículo salído de Mad Max ahora que está tan de moda, un coche de policía, una furgoneta como la del Equipo A y otros más que iremos desbloqueando).

Que no os sorprenda ver como el tiempo pasa tontamente mientras vais superando niveles en Earn to Die 2. A mi me ha pasado, y de hecho, en cuanto termine de escribir estas líneas voy a echar una partida más. Un coche mafioso de los años 20 no se mejora solo cuando una de zombis os persigue, ¿sabéis?