ikki-mashou

Era un día de lo más normal, el Sol estaba en el cielo, las nubes volaban libremente, los pájaros cantaban y los coches circulaban. A pesar de esa aparente normalidad, una de mis jefas de Tallon4 me comunicó que hablar conmigo quería, sorprendido me quedé, pero le dije que comentara y de esa charla nació esta sección: Ikki-mashô. Así es, esto que vuestros ojos están leyendo es una nueva sección de la web, centrada, sobre todo, en manga y anime. Para que tengáis más información y que no se diga que no lo dije, será quincenal y tratará de resumir, en cierta medida, las noticias más relevantes de esos quince días, o sucesos interesantes que rodeen el mundo del manga y anime; pero no solo eso, que puede sonar aburrido o repetitivo si la noticia ya ha sido leída. Además de exponerlas, que no será de forma… Digamos… Soberanamente formal, iré intercalando mi opinión sobre las susodichas.

Para no enrollarme demasiado, empecemos ya.

La noticia que más me ha impactado en estos días ha sido el anuncio de que One Punch-Man, ese manga de Yusuke Murata y ONE que termina todo con un puñetazo de Saitama, va a tener anime. Antes de nada: ¡Estaba tardando! Muchos bulos han llovido por Twitter, foros e Internet en general acerca de esa supuesta adaptación animada. Recuerdo que hace unos meses alguien dijo que en la temporada de primavera de este año saldría dicho anime, y algunos estaban llenos de ilusión y esperanzas, y otros todo lo contrario.

OPM

La verdad es que estoy tan impactado, porque adoro el manga, que no me lo termino de creer; y eso que ha salido una imagen oficial que confirma la noticia. Pero, aunque muy ilusionado, hay una parte de mí que no le gusta, se niega a aceptar que vayan a estropear una obra tan genial. Porque sí, no nos engañemos, las adaptaciones suelen ser muy malas últimamente (a excepción de una o dos, punto). Aún no se conoce el estudio encargado, pero viendo cómo reparte ahora Shueisha sus mangas, no veo descabellado que vaya para J.C. Staff o Toei y los japoneses se quedaran tan panchos. Tengo miedo, es el resumen de este último párrafo. Hace unos días un chico por Twitter me comentó que creía que sería BONES el que animara a Saitama y compañía y, con total sinceridad, espero que tenga razón o sea gurú.

Pero no todo ha sido Saitama estas últimas dos semanas. Todos sabemos, o la gente que conozca a Hiro Mashima y, por ende, Fairy Tail, que dicho mangaka está más caliente que el núcleo del Sol. ¿Que por qué digo eso? Solo bajad la mirada un poco y conoceréis la razón.

B_afJlBVAAAxVlz B_lOmLgVAAEm1U8
Yo entiendo que un poco de fanservice en un manga shonen sea “necesario”, pero ya no solo es que Mashima le ha inyectado hormonas a todos su personajes femeninos, no, es que su cuenta de Twitter cada vez va a peor (entendiendo peor como que sube más dibujos subiditos de tono). ¿Es malo? A ver, malo, malo no es, cada uno hace lo que quiere, pero os recomiendo coger el primer tomo de Fairy Tail y uno de los últimos, decidme cuántas tallas de sujetador han aumentado Lucy y Elsa (por poner un ejemplo). Además de que cada vez lo hace todo con más detalle.

Y es que el manga está decayendo en calidad, y aunque a mucha gente cada vez le guste más (cosa que respeto), veo que, cuando sale un poco de fanservice, todo lo que se trabaja en el argumento se desploma al instante.

Ahora doy un pequeño salto y me tiro de cabeza a España, a una editorial que hace unos días anunció nueva licencia. Hablo, obviamente, de Tomodomo Ediciones, la cual ha tenido la decencia de licenciar Shonen Note de Yuhki Kamatami, siendo la primera editorial de occidente en hacerlo.

Para quien no lo sepa, Yuhki Kamatami es la autora de Nabari no Ou, manga sobre ninjas (que incluso la misma Yuhki dijo que basó en Naruto porque le encantaba) y que tuvo un anime, muy so-so para mí, de veinticinco episodios. Shonen Note, en cambio, no ha tenido adaptación animada, por ahora, y solo cuenta con ocho tomos, una cantidad más que decente. Hablando de la obra en sí, trata de un chico que ama la música. ¿No vas a contar más? No, porque os incito a comprar el manga, que no tiene desperdicio alguno. El dibujo es precioso y la historia (aunque aún no he terminado de leerlo, y ya que Tomodomo se ha molestado pues la voy a comprar y terminar decentemente) no le va a la zaga, pero… ¿Por qué Shonen Note y no Nabari no Ou? Soy consciente que la editorial no es del tipo de shonen típico (nekketsu), pero creo que lo mejor para introducir a esta mangaka en nuestro país es con su obra culmen. ¿Consideras Nabari no Ou mejor que Shonen Note? En absoluto, por favor, pero los españoles tienden a comprar manga típico, y lo inusual o atípico es para un público más especializado, por decirlo de alguna manera. Si el manga de ninjas se hubiera licenciado y la autora fuera ya conocida, Shonen Note vendería mucho mejor, así que ir directamente con esa me parece una jugada arriesgada.

img000004

Para terminar, Shonen Note, aparte de los ocho tomos, tiene un one-shot, el cual fue publicado con anterioridad; y mi pregunta es: ¿Tomodomo lo publicará junto al primer tomo? Sería un acierto, y siempre viene bien leer el comienzo de todo, la idea original.

Esto es todo por hoy, espero que haya sido de vuestro agrado este comienzo de sección. Cruzaré los dedos para que el mundo del manga y anime siga trayendo cosas jugosas y pueda comentarlas alegremente; y que la mujer de Mashima le dé un poco de mimitos, por favor, los necesita con urgencia. ¡Hasta dentro de quince días en Ikki-mashô!