The Addams Family intro

La Familia Addams no solo ha protagonizado series, capítulos de animación, películas y musicales. Este peculiar grupo cuenta también con cinco videojuegos, desarrollados a partir de 1989. Tras el debut de Fester’s Quest, el primero de ellos, llegaría The Addams Family, uno de los más destacados de la colección.

The Addams Family vio la luz en 1992 de la mano de Ocean, pudiendo disfrutarse en consolas como Sega Mega Drive y SNES. Definido como un juego de plataformas, introdujo al jugador en una de las mansiones más terroríficas de la historia, con el objetivo de salvar la fortuna de la familia y, por supuesto, a todos sus miembros.

 

 

Una casa repleta de secretos

Toda casa terrorífica que se precie, está repleta de pasadizos y secretos y la casa de los Addams no iba a ser menos. El padre de familia es el protagonista de la aventura. Un hombre solitario, vestido con traje y bien peinado, recorre todas las dependencias de su mansión para completar su objetivo. Él solito, sin ayuda de nadie (ni siquiera de los miembros de la familia a los que va rescatando), se enfrenta a enemigos de distintos tamaños a lo largo de peculiares escenarios.

The Addams Family ocean

Sus habilidades son limitadas, ya que solo le permiten moverse y saltar, para aplastar a los bichos. Por suerte, y a falta de un compañero, irá encontrando objetos que le proporcionan ventajas, ya sea un gorro al estilo Doraemon para volar, una espada, unas zapatillas para aumentar su velocidad nada conjuntadas con su traje o bolas para lanzar a golpe de puntería.

Pero no nos adelantemos. Tras pulsar el botón de inicio, el jugador se encuentra con Gomez Addams frente a su mansión. Desde ese momento, llega la primera decisión que tomar: avanzar por el jardín o introducirse dentro de casa. Y es que The Addams Family es un videojuego repleto de decisiones y con una libertad absoluta para decidir dónde comenzar la aventura. El interior de la misteriosa mansión se encuentra repleto de puertas y, cada puerta, que conduce a una dependencia, tiene más y más puertas en su interior.

¿Ventajas? Que el jugador puede comenzar por otra habitación en caso de que se atasque en una de ellas y que goza de una libertad que no todos los videojuegos de la época ofrecían. ¿Desventajas? Que puede disgustar a aquellos jugadores apasionados de las aventuras lineales y que es muy sencillo perderse y volver a recorrer habitaciones ya visitadas. No es para menos, puesto que cada habitación, además de puertas, cuenta con distintos pasadizos, túneles y agujeros. Cada rincón puede convertirse en el camino correcto a seguir y, una puerta equivocada, puede significar un retroceso o un destino inesperado.

The Addams Family video game

Así, puede llegar un momento en el que sea complicado decidir por dónde seguir. El invernadero, el jardín del árbol viejo, la biblioteca, la sala oscura o la habitación de la música pueden conducir hasta la sala del tren, de los retratos o de los juguetes. Todas ellas cuentan con distintos enemigos con los que acabar saltando encima. Incluso los más grandes, que podrían considerarse jefes finales cómicos, mueren con un par de saltitos sobre sus cabezas.

 

 

¿La familia o el dinero?

Los enemigos y los laberintos que se crean en cada dependencia dan lugar a escenarios muy largos y caóticos y, como resultado, a un juego que lleva varias horas completarlo, incluso aunque se conozcan a la perfección todos los rincones de la casa. Y, hablando de rincones, existen otros aún más secretos, a los que se accede a través de puertas invisibles, para complicar aún más las cosas. Es el caso de la puerta invisible situada en la parte inferior izquierda dentro de la mansión y que podéis ver en el vídeo de abajo. Al entrar por ella, se accede a un escenario con multitud de corazones (para recuperar vida), con vidas extra para no tener que comenzar de nuevo la aventura, con distintos objetos y con miles de dólares.

The Addams Family

Los símbolos de los dólares, que a su vez proporcionan vida, están repartidos por todo el juego. ¿Es preferible recoger el dinero o salvar a la familia? Aunque más de uno seguro que se decantaría por la primera opción, ambas son compatibles. Con dinero se consigue más salud y con la salud se puede rescatar a toda la familia. Cada vez que un miembro es rescatado, aparece su fotografía (probablemente ésta sea la parte del juego más tenebrosa) y el jugador obtiene un código. Gracias a él, es posible acceder a ese mismo punto del juego sin necesidad de empezar desde el principio.

Unos sencillos controles, una historia larga, una amplia variedad de enemigos y un mareo de los grandes son los aspectos principales del juego, a los que se une una música de las buenas. De las que se convierten en parte imprescindible de un juego. De las que hacen que un juego pueda rejugarse sin tener dolor de cabeza. Toda la aventura está acompañada de una melodía inquietante, con toques de terror y de misterio y ya forma parte del repertorio de músicas de La Familia Addams.

Su intensidad y su bonita historia de amor, como muestra el diálogo de Gomez con su mujer al final del juego, lo convierten en uno de los títulos de plataformas para un jugador más destacados de la década de los noventa. También es uno de los más divertidos de los cinco que componen la serie y que llevan a descubrir los secretos de la familia casi tanto como la película o la serie de televisión. Y, si destaca por algo por encima de todo, es por enseñarnos dos valiosísimas lecciones. La primera, que un protagonista de un juego no tiene porqué ahogarse cada vez que cae al agua. La segunda, nos lleva a preguntarnos: ¿Por qué elegir entre el dinero y la familia si se pueden tener los dos? ¡Hasta el próximo Retromanía, talonianos!