Shin.Megami.Tensei .Digital.Devil.Saga.full.502395

Hinduismo, canibalismo y física cuántica

El análisis que hoy os traemos es muy especial, puesto que Digital Devil Saga (a partir de ahora DDS) no es un juego en absoluto novedoso (su versión japonesa cuenta con casi diez años a la espalda), pero queremos aprovechar ahora que la franquicia Shin Megami Tensei está más de moda que nunca en Occidente (en gran medida gracias a la subserie Persona) para recordar una de las joyas ocultas del extenso catálogo de Playstation 2.

Y eso es algo que no solo hemos pensado nosotros, sino también Atlus y Ghostlight, quienes han decidido reeditar el juego en Playstation 3 a través de la categoría de «clásicos» de Playstation 2 disponible en PSN. Además, DDS vuelve a estar de moda en Japón con la reciente publicación de una pentalogía de novelas encargadas de narrar y expandir el extraño mundo de Junkyard.

Puede que en Japón y Estados Unidos el juego lograra hacerse un hueco entre los títulos destacados de la 128 bits de Sony, pero los medios europeos apenas se preocuparon de hacerse eco del mismo. Es hora de remediarlo.

ddsjunkyard

DDS nos sitúa en el mundo de Junkyard, formado por un inmenso yermo postapocalíptico en el que constantemente llueve y en el que tanto el nombre de las zonas, como la cultura e incluso los propios personajes parecen extraídos de la mitología hindú. Es bien sabido el gusto de Atlus por el ocultismo en su franquicia fetiche, pero en esta ocasión la recurrente mitología judeocristiana pasa a un muy segundo plano y las referencias a los devas, asuras y otros seres de esta cultura milenaria pasan a un primer plano.

En Junkyard hay una guerra constante mantenida por seis tribus: Embryon, Vanguards, Maribel, Solids, Brutes y Wolves. Esta lucha es fruto de la imposición del Templo del Karma, que ha prometido la entrada a Nirvana, un reino paradisíaco en el que no hay sufrimiento ni dolor. Sin embargo solo una de las tribus podrá entrar en Nirvana, y ese será en el momento en el que las cinco restantes sean aniquiladas. Nadie cuestiona las intenciones del Templo del Karma ni dice que no a este interminable conflicto. Ni siquiera nuestro protagonista, Serph, líder de los Embryon.

Durante una escaramuza contra los Vanguards, Serph y los suyos son cegados por una extraña luz, convirtiendo a todos los presentes en demonios. Cuando el «héroe» y su grupo vuelven a ser conscientes de sus actos, descubren que no solo han acabado con sus enemigos, sino que los han devorado gracias a sus cuerpos demoníacos. Por si fuera poco, de la luz surge una extraña joven de nombre Sera, que ofrece más preguntas que respuestas a los Embryon, pero que al menos es capaz de mantener a raya los instintos asesinos de Serph y sus soldados.

ddsvideo

De este modo comienza una lucha constante contra el tiempo, en el que Serph tendrá que luchar contra las otras tribus, que sufren la misma maldición, abrirse paso hasta Nirvana y controlar su monstruosa naturaleza, teniendo que mantener la cordura mientras devora a otros como una necesidad biológica más. Los soldados más fieles de Serph, como Heat, Arguilla o Gale también tienen mucho que decir a todo esto, puesto que mientras para unos la transformación en demonio es una maldición a erradicar, otros no dudarán en abrazar su nuevo estado, haciendo gala de ello en todo momento.

Como podéis comprobar, la historia de DDS no es cosa de risa. Al igual que otras entregas de Shin Megami Tensei, nos encontramos ante un juego oscuro, escabroso y que disfruta poniendo a prueba tanto al jugador como a los personajes. A lo largo de los numerosos combates por turnos que se sucederán en el juego, podremos ir alterando la forma de nuestros «héroes», combatiendo ya sea en forma humana o de demonio (los diseños de estos son deliciosamente retorcidos, como suele ser habitual en el arte de Kazuma Kaneko), y las habilidades y ataques que tengamos serán completamente diferentes dependiendo del cuerpo que tengamos en cada momento.

Además, devorar a nuestros enemigos no es algo puramente argumental, sino que tendremos que hacerlo constantemente en el juego. Cuando estos se encuentren aturdidos o cuenten con escasos puntos de vida podremos activar esta desgradable habilidad para acabar con ellos de forma cruel y saciar nuestro estómago. De esta forma desbloquearemos nuevas habilidades para Serph y su grupo.

Hablando de habilidades a desbloquear, contamos con más de doscientos ataques y magias a desbloquear, pudiendo equipar a cada personaje (podemos controlar a tres simultáneamente) con un máximo de ocho habilidades. Afortunadamente, en cualquier momento de la aventura podemos modificarlas, creando las combinaciones que mejor nos convengan a cada momento. De esta forma nos encontramos ante un Shin Megami Tensei más sencillo y accesible que otros, aunque no os creáis que el juego será un camino de rosas, puesto que la dificultad tiende a ser media-alta (especialmente si sois de los masocas que queréis explotar el juego al máximo, desbloqueando las mazmorras y jefes finales ocultos).

dds

Este sistema de combates por turnos puede agilizarse gracias al sistema de juego automático, tomado de Shin Megami Tensei: Lucifer’s Call, (y visto nuevamente en Devil Summoner: Soul Hackers), en el que una vez que realicemos una serie de acciones en concreto, podemos repetirlas de forma automática mientras la velocidad de juego se dispara. Algo solo recomendable para zonas en las que vayamos sobrados de poder y querramos hacer más llevadera la excesiva tasa de encuentros con enemigos.

El otro gran elemento que juega en contra del juego es que aunque lleguemos al final de la aventura, tan solo habremos completado la mitad de la trama. La epopeya que Atlus preparó para Serph y los Embryon es tan larga, que hubo que dividirla en dos juegos (algo así a lo Kill Bill Vol. 1 y Vol. 2). Y es que llegar al final del primer DDS nos llevará «solamente» alrededor de 50-60 horas. Lo mejor de todo es que, como es habitual en la serie, la trama nos enganchará tanto que no se nos hará cuesta arriba en ningún momento, aunque desde ya os aseguramos que si estáis acostumbrados a los clásicos JRPG repletos de «héroes bondadosos» y «villanos de manual» habéis venido al lugar equivocado.

ddsavatar

Total escasez de novedades

DDS es un juego muy particular, que fue disfrutado por «cuatro gatos» en Europa en su momento. Por eso aquellos que lo disfruten por primera vez apenas tendrán que objetarle ninguna pega. El apartado gráfico aguanta muy bien el paso de los años gracias a ese retorcido cell-shading con influencias cyberpunk. Además, las primeras Playstation 3 compatibles con el catálogo de Playstation 2 no eran capaces de emular correctamente el juego, cosa que Atlus y Ghostlight han sabido subsanar correctamente, limando incluso algunos de los molestos dientes de sierra en momentos puntuales.

El apartado sonoro se mantiene intacto, con un excelente doblaje al inglés en las numerosas secuencias de vídeo disponibles, así como la banda sonora de Shoji Meguro, habitual en las producciones de Atlus. Eso si, recordad que al estar editado en Europa por Ghostlight, el juego cuenta únicamente con subtítulos al inglés.

Por otra parte, aquellos que ya completaran DDS y su secuela en Playstation 2 pocos motivos tendrán para hacerse con esta reedición. El juego se mantiene igual a todos los niveles, y a no ser que seáis unos nostálgicos y no os importe haceros con él nuevamente (su precio de 7,99 euros es sumamente tentador), pocos motivos podemos daros para comprarlo nuevamente.

digital devil saga 2

Fin del viaje a Nirvana. Por ahora

Gracias a la llegada de Shin Megami Tensei Digital Devil Saga a Playstation Network, ya no tenéis excusa para no disfrutar de una de las joyas ocultas de Playstation 2. Actualmente la versión física del juego es pasto de los especuladores de Internet, y de esta forma Atlus y Ghostlight nos brindan la oportunidad perfecta para disfrutar de un juego cuyos mayores defectos son la alta tasa de combates y una trama dividida, a la espera de una reedición europea de una segunda parte que suponga el broche de oro a una de las historias más retorcidas y macabras vistas en un RPG japonés. Pero no os preocupéis, puesto que DDS 2 acaba de llegar a Estados Unidos y todo indica a que hará lo mismo en Europa dentro de escasas semanas. Y todo ello con ese trasfondo mitológico que tanto nos gusta.

A favor

  • Una estupenda posibilidad para redescubrir una de las joyas ocultas de Playstation 2.
  • Argumento adulto y que encandilará a los fans del ocultismo y el cyberpunk.
  • Más sencillo que otros Shin Megami Tensei: No hace falta sufrir tanto para disfrutar.
  • Precio irrisorio (7,99) que acaba con la especulación del juego. Ya no es necesario dejarse un riñón para disfrutar de esta rareza de los JRPG.
  • Historia principal larga y rejugable gracias a las mazmorras y jefes finales ocultos…

En contra

  • … pero que sigue estando colgada a la mitad a la espera de Digital Devil Saga 2.
  • Escasas novedades técnicas respecto a la versión original.

 

Nota:

Nota-Talion-8coma5