Rumiko Takahashi ha dibujado obras que pasarán a la historia del manga como grandes joyas atemporales. Entre todas ellas indudablemente una se alza por encima del resto: Ranma ½, una historia que todo el mundo conoce (indiferente mente del país, la nacionalidad o los gustos por la lectura que tengamos). Romántica, épica, cómica o picantona, podrían ser algunos de los adjetivos con que definiríamos esta gran serie. Pero el mundo de Ranma, igual que el resto de mangas creados por la autora, una fuerte carga mitológica, mucho más presente de lo que todos creemos, y es que perfectamente se podría añadir el adjetivo “mitológica” a la lista anterior.

¿Mitológica? Esta chica se está volviendo majara, diréis, pero nada más lejos de la verdad… bueno, un poco loca sí que estoy, ejemmmm, pero eso es desviarnos del tema y como bien dice Flanders: los problemas de uno en uno (Por un Gallifante ¿sabéis en que episodio?). ¿Por dónde nos habíamos quedado? Eso, Ramna 1/2 es una obra que cruza en todo momento el mundo de los grandes mitos ancestrales de la creencia japonesa (y China) con la realidad de su época (los años 80 y 90), y como claro ejemplo tenemos el que hoy nos ocupa: Gosunkugi ¿Recordáis a este personajillo tan estrambótico?

ritual-000

¡Ese, ese! ¡El mismo! Pues Gosunkugi, allá donde le veis, es la representación de un ritual antiquísimo relacionado con el sintoísmo más arcaico japonés, muy parecido al vudú africano, que se remonta al período de Kofun (250-538 DC en el calendario occidental), y que aún a día de hoy se pueden ver las secuelas de esta oscura práctica en algunos de los santuarios donde se llevaba a cabo. ¿Quieres descubrir el icónico mundo de Rumiko Takahashi? Pues comenzamos con el ritual Ushi no Koku Mairi (丑の刻参り), también conocido como «La visita al santuario en la hora del Buey«, a través de nuestro patético protagonista de hoy: Gosunkugi. Descubre todos sus secretos y por qué parece tan extraño cuando nos lo traducen al español en un pésimo intento de adecuación.

A la hora del Buey (entre la 1 y las 3 de la madrugada) una figura solitaria se desliza silenciosamente hacia un árbol sagrado. Está vestida de blanco, y sobre su cabeza luce un salvamantel al revés, a modo de corona, con tres velas encendidas. En una mano sujeta un muñeco hecho de paja, atado en forma de persona, y en la otra mano lleva un pequeño martillo de madera y unos clavos de hierro. El odio de su corazón arde con más intensidad que la misma luz de las velas, apropiado para lanzar la maldición a través del ritual conocido como  Ushi no Koku Mairi, o la visita al santuario en la hora del Buey.

ritual-002

El ritual

Ushi no Koku Mairi es un ritual tan antiguo y famoso, en Japón, como terrible es la maldición que se crea a partir del su ejecución. Se ha realizado durante milenios, algunas fuentes aseguran que los primeros indicios son del periodo Kofun (del 250 al 538 D.C.) aunque se realizaba de una forma un poco diferente. Si bien el traje y el ritual ha cambiado a lo largo de los siglos, el rito básico de clavar clavos en las muñecas de paja sigue siendo el mismo.

Para realizar el Ushi no Koku Mairi se ha de hacer primero el muñeco de paja, también llamado waraningyo, para hacer servir a modo de efigie de la persona a la que se quiere maldecir. Para que sea más eficaz, el muñeco debe de tener algún elemento relacionado con dicha persona como un trozo de pelo, piel, sangre, uñas o cualquier otro tipo de material con ADN. En caso de necesidad también se puede utilizar una fotografía o un pedacito de papel con su nombre escrito.

Una vez preparado el muñeco es momento de realizar el ritual, y vestido para la ocasión llega el momento de colarse en el santuario a altas horas de la madrugada. Muchos santuarios sintoístas tienen árboles sagrados, llamados shinboku, que son las casas de los espíritus, o kamis, que habitan el recinto. Es en ellos donde el intruso debe clavar el muñeco, con clavos largos de hierro llamados Gosunkugi ¡Eureka, hemos llegado por fin el nexo de unión entre el mítico personaje esmirriado de Ranma 1/2 y la mitología japonesa sintoísta!)

ritual-004

El ritual solo se puede realizar a la hora del buey, el momento en que se cree que los yôkais, yûreis y todo el elenco de espíritus malignos salen a campar a sus anchas por las tierras japonesas. Ahora, con la nomenclatura actual, esta franja horaria estaría situada entre la 1 y las 3 de la madrugada.

Y una última característica, pero no por ello menos importante, al contrario, el ritual debe de hacerse en secreto. Se dice que si alguien lo ve la maldición revotará en el lanzador, o sea, en la persona que realiza el ritual. (Por eso Gosunkugi siempre tiene tan mala suerte, ya que todas las maldiciones le atacan a él debido a que siempre le descubren en pleno ritual). Solo existe una forma de que la maldición no se adueñe de su ejecutor, y es acabar con la vida del testigo que la ha presenciado.

Sobre el efecto y la duración del ritual existen muchas variantes, unos dicen que se puede realizar en una sola noche y otros que es más efectivo si se repite durante siete noches, clavando un clavo en cada ocasión. Sobre los efectos se dice que igual que con las muñecas de vudú, el maldito sentirá un fuerte dolor con cada clavo, pero también existe la versión de que el maldito enfermará hasta morir sin causa aparente, por último también se dice que el ritual es una invocación a un espíritu maligno, que atormentará al destinatario hasta destruirlo.

ritual-003

El vestuario

Un componente muy importante del ritual es el traje. No es solo preparar el muñeco y entrar en el santuario a golpe de clavo y martillo, el ejecutor tiene que vestirse para la ocasión de una forma específica. Aunque el traje a cambiado con los años la versión más asociada con el rito viene del periodo Edo, y aún hoy se vincula directamente con el Ushi no Koku Mairi:

  • Un kimono blanco, con el rostro pintado de blanco, para tener apariencia fantasmal o confundirse con los seres sobrenaturales que salen a esas horas..
  • Un salvamanteles vuelto hacia arriba en la cabeza, con dos o tres velas encendidas (depende de la versión).
  • Un espejo, símbolo sagrado del shinto por excelencia. Se debe de llevar a modo de colgante en el pecho.
  • Una espada corta en el cinturón, para matar a cualquiera que lo pueda presenciar.
  • Zuecos o sandalias tradicionales de suela alta, en caso de no poderse utilizar se irá descalzo.
  • Un peine de madera o una cuchilla de afeitar, para sujetar entre los dientes y no emitir peligro. El peine es tan temido en la simbología mitológica japonesa como puede ser olvidarse de que tienes una cuchilla de afeitar entre los dientes.

ritual-001

Dónde realizar el ritual

No todos los santuarios son buenos puntos para realizar el Ushi no Koku Mairi, por ejemplo el santuario de Kifune Jinja en Kyoto y Ikurei Jinja en Niimi, Okayama, son lugares famosos donde se sabe que se realizó el rito durante mucho tiempo, testigo silencioso del mismo es el árbol sagrado que aún posee en su corteza las cicatrices de los clavos, sellados con el dolor de la ira y la venganza.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Actualmente el Ushi no Koku Mairi es un rito prohibido, no tanto por su naturaleza como por colarse en una propiedad privada a altas horas de la madrugada y armado. Todo lo que hemos escrito está genial a modo de información y culturilla friki, pero tener en cuenta que este ritual está penado, y si sois tan “listos” de hacer la gracia para reíos un rato y os pillan seréis juzgados según la ley japonesa.

Después de todo ello podemos entender un poco mejor la imagen, las acciones y el carácter del personaje que hoy nos ocupaba: Gosunkugi, de la serie de Rumiko Takahashi Ranma ½. Un ser delgado como un clavo, con ojeras por levantarse cada madrugada, con mala suerte y gafe ya que le rebotan todas las maldiciones y siempre ataviado con las velas en la cabeza y el martillito con clavos que utilizaba a la mínima ocasión para clavar el extraño muñequito de paja a un árbol. La viva imagen del Ushi no Koku Mairi alojada en uno de los personajes más macabros de Rumiko sensei.

¿Y vosotros? ¿Conocéis otras referencias mitológicas de Ranma ½?