El gran espejo del amor entre hombres

Regresa la segunda parte de una controvertida obra que no deja indiferente a nadie. Una obra que fue reconocida en su momento por su belleza literaria, pero que en la actualidad llama mucho más la atención por la naturaleza de sus relatos, basados todos ellos en amores homosexuales entre adultos y jóvenes. Hablamos de El gran espejo del amor entre hombres. Historias de actores de Ihara Saikaku, la segunda parte de El gran espejo del amor entre hombres. Historias de samuráis, del mismo autor, ambas publicadas en nuestro país por Satori Ediciones. Una obra dedicada a los amoríos entre los hombres y los jóvenes actores de kabuki, los cuales no llegaban a los 18 ó 20 años de edad, que interpretaban papeles femeninos sobre el escenario.

Dicho así de pronto, si no os habéis leído nuestra anterior reseña sobre la primera parte de la obra El gran espejo del amor entre hombres, puede parecer algo muy fuerte para nuestros días… ¿estamos hablando de pederastia? El asunto parece algo difícil de tratar en nuestros días, sin embargo, tal y como nos indica muy ingeniosamente Luis Antonio de Villena en la introducción que ha realizado especialmente para esta segundo libro, la temática recurrente de la homosexualidad con actores jovencitos no era algo únicamente japonés, ni de esa época.

… No haría falta que nos remitamos al teatro inglés elisabethiano (Marlowe, Shakespeare) para hallar papeles femeninos interpretados por chicos jóvenes. Pero sí debemos recordar los Sonetos del propio Shakespeare, en parte dedicados a un joven (como los de Miguel Angel Buonarroto) o la novela/ensayo de Oscar Wilde, El retrato de Mr. W. H (1891) donde ) donde argumenta, entre la erudición y la ficción, que los sonetos shakespeareanos estaban dedicados a un actor, <<señor y señora de mi pasión>>, Willie Hughes, que interpretaba papeles femeninos. Julieta -en la época- siempre era un chico jóven”… N.A. Aunque el cine de Hollywood se encargó de dar la vuelta totalmente a este argumento con el film «Shakespeare in love».

El gran espejo del amor entre hombres…

¿Qué decir sobre la segunda parte de una obra que ya ha sido analizada y que continúa la misma dinámica que la primera parte?:

-Si has leido la primera parte y te gusto: compartela. Sin más. Esta te resultará igual de buena, o mejor.

-Si no la has leído, abre tu mente y sigue leyendo esta reseña 🙂

espejo-002

Cuando queremos conocer otras culturas a veces hemos de estar preparados para abrir nuestra mente y tener en cuenta que muchos de nuestros valores actuales están basados en una educación e imposición de las normas de conducta social propias de nuestra época y de la religión católica más tradicional, pero esto no implica ni que sean los únicos histórica y geográficamente, ni que sean los correctos, los mejores o los peores.

Los griegos, por ejemplo, tenían una idea muy similar a la de los japoneses  sobre la idolatración y el romanticismo de los amores entre un hombre adulto y un chico que aún no había cumplido la veintena. En Japón la restauración Meiji y la llegada de los primeros misioneros católicos con su doctrina moral cristiana censuraron y demonizaron este tipo de conductas y romances. Sin querer posicionarnos en ninguno de los sentidos y únicamente narrando la historia y su reflejo en esta obra que hoy nos ocupa, tenemos que hacer la apreciación sobre la diferencia entre los niños, los jóvenes y los adultos. En la obra El gran espejo del amor entre hombres (cualquiera de las dos partes) no se habla en ningún momento de niños, sino de esa franja de edad comprendida entre la infancia y la madurez, jóvenes que ya han despertado su sexualidad y sensualidad… ¿Quién no ha tenido 18 años? Recordemos, además, que no debemos juzgar una obra de otra cultura desde nuestra visión española, pues solo hace falta una búsqueda rápida en Google para comprobar que la mayoría de edad oscila en todo el mundo, y va desde los 12 años en países como Argentina o Trinidad, a los 21 de Egipto o Nicaragua, y no por ello los únicos que estamos ausentes de pecado somos los españoles.

Historias de actores

Todos aquellos que no se hayan leído ni la anterior reseña ni la primera parte de la obra lo primero que tienen que conocer sobre El gran espejo del amor entre hombres es que en realidad se trata de una única obra, una recopilación de relatos cortos de la época Edo, dividida en dos partes de 40 capítulos, separadas por sus temáticas. La primera de ellas centrada en las historias de amor y desamor de los samuráis y la segunda sobre los romances con jóvenes actores de kabuki, generalmente aquellos que por sus rasgos y juventud interpretaban los papeles femeninos, pues las mujeres tenían prohibido formar parte del elenco de actores en el teatro.

espejo-004

En esta segunda parte tenemos una gran introducción escrita por Luis Antonio de Villena, que nos ayudará, como ya se hizo en el primer libro, a entender la situación socio-cultural de la época, y la actitud general de la sociedad japonesa hacia este tipo de aventuras amorosas.

Quizás lo que más sorprende de esta segunda parte es el trato que se les da a los jóvenes actores, como delicados pétalos de se debe de idolatrar y tratar con especial delicadeza, no sea que se les dañe su suave piel de terciopelo. Las historias  que nos presenta el autor en esta ocasión son románticos relatos donde se mezcla el amor juvenil e inocente, con el punto adecuado de erotismo.

Edición Satori Editores

La editorial Satori ha regresado con la segunda parte de El gran espejo del amor entre hombres. Historias de actores, editada siguiendo las mismas líneas estéticas, de impresión y estructurales de su anterior obra, para que ambas formen un dueto inseparable.

En este caso, como ya hemos mencionado anteriormente, Satori ha incluido también una introducción en forma de prólogo para situarnos en el contexto socio-cultural de la época, centrándose en el mundo de kabuki. No obstante, este texto es más breve que en la primera parte, Historias de samuráis, pues lo más habitual es que quién tenga en sus manos El gran espejo del amor entre hombres. Historias de actores ya haya leído la primera parte de la obra de Ihara Saikaku.

espejo-003

Respecto al formato físico, como ya hemos mencionado, es igual que su primera parte. De portada rústica con sobrecubierta en cartoné rugoso, la obra se compone de un total de 242 páginas, de las cuales 189 forman parte de la obra original, alternando los textos con grabados en blanco y negro realizados por el mismo autor. El resto de las páginas corresponden al contenido extra (prólogo de Luis Antonio de Villena y glosario).

Conclusiones

El gran espejo del amor entre hombres. Historias de actores, igual que su primera parte, no es una obra para lectores de mente cerrada. Aunque el tema de la homosexualidad y el amor juvenil se trata de una forma exquisitamente romántica, no obstante el lector más obtuso siempre verá otro tipo de comportamiento y no apreciará la gran belleza de las palabras de Saikaku.

La obra es imprescindible para los amantes de la novela histórica y romántica japonesa, y muy recomendable para aquellos lectores inquietos que quieran conocer la sociedad japonesa de la era Edo, desde una perspectiva alternativa.

Personalmente creo que este tipo de obras nos ayudan a abrir los ojos y la mente. Nuestro mundo es cambiante, multicultural y muy diferente dependiendo en que punto del mapa y época estemos situados. Obras como El gran espejo del amor entre hombres nos pueden hacer un poco más tolerantes con algunos comportamientos sociales que están demonizadas por nuestra religión, que dicta muchas de las normas morales en que se basa nuestra época, como es el caso de la homosexualidad. A veces tendríamos que meditar si la modernización ha dejado una sociedad mejor a su paso, o simplemente es una máscara que oculta la verdadera esencia del ser humano.

espejo-001