onimusha blade warriors

En el año 2003, Capcom ya había asegurado el dominio de la saga Onimusha con tan solo dos juegos para Playstation 2. Por ello, mientras la tercera entrega numérica se encontraba en preparación, la compañía de Osaka comenzó con la sobreexplotación a base de spin-offs y juegos de calidad cuestionable: Samanosuke, tu hora de ajustar cuentas con Capcom ha llegado.

En total se lanzaron dos juegos durante ese mismo año, aunque para diferentes plataformas: Onimusha Blade Warriors trató de ser un émulo de Super Smash Bros con personajes de Onimusha Warlords y Onimusha 2, así como con los cameos de Mega Man.EXE y Zero.

La calidad final del producto fue cuestionable cuanto menos. Escasez de modos de juego, jugabilidad pobre e insulsa y un apartado gráfico que no hacía justicia a Onimusha. Los únicos puntos a favor del juego eran el competitivo a cuatro jugadores (si simplemente nos limitamos a machacabar botones Onimusha Blade Warriors puede resultar mínimamente entretenido), y la posibilidad de controlar por primera y única vez en toda la historia de la franquicia a los malos de la función.

onimushatactics

Mucha mejor suerte corrió el segundo spin-off: Onimusha Tactics. Nos encontramos ante un juego para Game Boy Advance en el que encarnamos a un nuevo personaje: Onimaru, el cual debe derrotar a un Oda Nobunaga resucitado por enésima vez. Técnicamente bastante decente, Onimusha Tactics supuso el primer acercamiento de muchos de nosotros a esta vertiente de los JRPG. No puede competir de tú a tú con los pesos pesados como Fire Emblem, pero al menos es digno de llevar el nombre de Onimusha. Lástima que pasara desapercibido en nuestro país.

Antes de despedirnos, queremos dejar bien claro que la propia Capcom sabía lo que estaba cociendo con estos dos spin-off, motivo por el cual directamente no lanzó anuncios como en las entregas numéricas. Por ello mismo tenemos que contentarnos con un tráiler para Onimusha Blade Warriors y el vídeo introductorio de Onimusha Tactics para dejar constancia de la existencia de estos dos experimentos. ¡Disfrutad de los vídeos!