onimusha-dawn-of-dreams

Capcom y Keiji Inafune prometieron por activa y por pasiva en 2004 que Onimusha 3 sería la última entrega de la saga… Y nosotros lanzamos al aire la siguiente pregunta: ¿en serio, hubo algún incauto que se creyera aquellas palabras?

Y es que, como era de esperar, los demonios genma volverían una vez más a Playstation 2. En concreto bajo la forma de Onimusha: Dawn of Dreams (2006), cuarta entrega de la saga, que situada quince años después de la anterior, nos pone en la piel del joven Soki, quien, junto a otros personajes (incluido un misionero portugués) debe parar al malvado Hideyoshi Toyotomi, quien ha unificado Japón con la ayuda de una horda demoniaca (en serio, ¿qué ocurre con los líderes feudales nipones que siempre deben recurrir a monstruos y aberraciones del averno para consumar sus planes?)

Onimusha: Dawn of Dreams fue uno de los últimos juegos de Playstation 2, y por ello, el juego no solo no recibió toda la atención que merecía en Occidente, sino que las copias que se pusieron a la venta en aquel momento fueron bastante escasas. Sin embargo, nos encontramos ante el Onimusha más ambicioso de todos, con una historia repartida en dos DVD en la que disponemos de hasta cinco personajes jugables, a la vez que abandonamos las cámaras fijas y abrazamos las tres dimensiones de forma total.

El enfoque en esta ocasión es más próximo a los Devil May Cry, con más dosis de acción que de puzles, pero no por ello se perdió el espíritu que caracteriza a la serie. De hecho, el juego funcionó rematadamente bien en Japón, lo que llevó a la publicación de dos mangas basados en el juego, una película de animación en 3D, y la aparición de Soki en el plantel del genial Tatsunoko vs Capcom de Wii.

Sin más dilación os dejamos con el anuncio norteamericano del juego, no sin antes recordaros que la semana que viene damos carpetazo a Onimusha con sus descafeinados spin-offs.