Fukushima-001

Aquellos que nos seguís habitualmente ya sabréis que la sección de cultura japonesa de Tallon4 ha estado volcada, durante este mes de marzo, en la publicación de una serie de especiales sobre la actualidad de la zona de Fukushima. A través de ellos hemos ido desgranando la realidad de todas aquellas personas las cuales se vieron afectadas por el tsunami que arrasó la costa noreste de la isla de Honshū (la isla principal de Japón) hace ya 3 años. También hemos repasado la situación en la que se encuentra la central nuclear de Fukushima Daiichi, para conocer su presente, y su futuro más inmediato; a la vez que hemos hablado con diferentes expertos, nacionales e internacionales, para poder resolver muchas de las dudas que suelen pasarnos por la mente cuando hablamos sobre Fukushima.

Pero todo ello son palabras huecas. Frases vacías, acompañadas únicamente por un tenue sentimiento de solidaridad y tristeza, debido a la empatía por una tierra tan querida para nosotros como es Japón y su gente. No obstante estos sentimientos están salvaguardados por la distancia, que hace ver los hechos como algo lejano, casi irreal. Nosotros no vivimos aquella situación, no conocemos la rabia, la angustia o el sentimiento de impotencia ante un desastre que domina tu vida de forma inesperada, y que se escapa a tu control y al de aquellos en quién has confiado tu seguridad o tu patria. No solo hablamos del tsunami, también del accidente nuclear de que durante meses mantuvo en vilo a todo el mundo, y de forma muy especial a los habitantes más cercanos a la zona.

Pero hay alguien que sí conoce bien esos sentimientos, alguien que decidió, durante los días tras el desastre cuando el caos informativo era más que evidente, mantener una ventana abierta al mundo. Y así desde la ciudad de Minamisôma, situada en la zona de «inclusión en interiores» decretada por el Gobierno japonés, a tan solo 25 kilómetros de la central nuclear de Fukushima, mantuvo activo su blog “Monodialogos” para lanzar un mensaje al mundo. Más tarde esas entradas se transformaron en un libro, que ha traspasado las fronteras de Japón con gran éxito. Estamos hablando de la obra Fukushima: vivir el desastre, de Takashi Sasaki. Una publicación que podemos adquirir en nuestro país, con una traducción excelente, gracias a Satori Ediciones.

Fukushima, vivir el desastre

El libro Fukushima, vivir el desastre es una transcripción de las entradas que el Sr. Sasaki escribió en su blog Monodialogos, del 10 de marzo al 6 de julio del año 2011, desde su hogar situado en la ciudad de Minamisôma, una zona declarada durante las primeras semanas tras el accidente nuclear “zona de reclusión en interiores” por el Gobierno japonés, lo cual significaba que aunque no estaba dentro del radio de evacuación por «zona de exclusión» se recomendaban una serie de medidas extraordinarias, como no salir al exterior y en muchos casos la evacuación optativa. El blog ha continuado activo, antes y después de los hechos, por lo que cualquier interesado puede entrar en él actualmente, donde el Sr. Sasaki continúa escribiendo regularmente sus opiniones sobre los hechos que le están tocando vivir.

Fukushima, vivir el desastre, ha sido traducido también al chino y al coreano. La versión española está basada directamente de las entradas originales del blog, escritas en japonés.

Fukushima-006

Como ya hemos mencionado en el párrafo anterior, el libro escrito a modo de diario, da inicio el 10 de marzo, tan solo un día antes del tremendo terremoto y posterior tsunami. En ella nos situaremos un poco en la vida diaria de su autor, un japonés de 75 años, ya jubilado, que había sido profesor de español en Japón. Con él vive su esposa, la cual iremos conociendo un poco mejor a través de las diferentes entradas con el paso de los días. El lector occidental encontrará en esta obra una forma de narración un poco diferente al habitual, la cual refleja la naturaleza nipona de su creador. Sin embargo la mezcla de culturas es evidente por el toque de humor cargado de ironía que utiliza el Sr. Sasaki en sus críticas y punzantes declaraciones de principios, poco comunes en la sociedad japonesa.

Los efectos del terremoto fueron duros en Minamisôma, aunque no llegaron a causar grandes daños la vivienda del autor, ni en las de sus vecinos más directos. El gran tsunami se detuvo en la ciudad vecina, evitando así graves consecuencias en las infraestructuras de la ciudad. Pero lo que sí les tocó sufrir muy de cerca a sus gentes fue el accidente de la central nuclear de Fukushima Daichii. Encerrados en casa, con gran parte de su familia, Takashi Sasaki encontró en su blog una forma de transmitir al mundo sus pensamientos y sobre todo su disconformidad con las actuaciones que se estaban llevando a cabo por parte de sus dirigentes, del Gobierno de Japón y de los máximos responsables de TEPCO.

Fukushima-005 copia

Desde el blog Monodialogos, el señor Sasaki enviaba casi diariamente unos «fotogramas textuales» muy diferentes a la catastrófica visión que el planeta entero tenía de la zona durante esos días. El mundo veía Fukushima como la perfecta imagen del fin del mundo, sin embargo desde la casa del señor Sasaki se vivía con más tranquilidad. Había agua potable y electricidad, aunque gran parte de la población había huido presa del miedo a la radiación, sin embargo en la ciudad y según los medios oficiales esta nunca llegó a ser perjudicial. Poco a poco en las primeras semanas tras la huida en masa, la gente regresó a sus hogares, los centros médicos, farmacias, hospitales, tiendas de alimentación y correos volvieron a abrir, y así siguió la apacible y tranquila vida en la pequeña ciudad de Minamisôma.

Pero el señor Sasaki no detuvo el ímpetu por transmitir su mensaje, y día tras días seguía escribiendo en su blog sobre las enormes contradicciones de los medios, el trato recibido por aquellos que debían protegerlos y tranquilizarlos en lugar de alarmarnos, y sobre todo las actuaciones del Gobierno japonés y los grandes ejecutivos de TEPCO y otros expertos de cualquier nacionalidad «de camisa y corbata«. Todo ello con un lenguaje sencillo que hace de sus agudas observaciones afilados alfileres que se clavan en la delicada piel de la culpabilidad de sus objetivos más directos.

Un japonés fuera de lo común

Takashi Sasaki, autor de libro que hoy nos ocupa ha sido entrevistado y mencionado por muchos medios, tanto japoneses como de fuera de las fronteras del país nipón, e incluso españoles. ¿Por qué? ¿Qué tiene de especial el Takashi Sakaki que no tengan otros japoneses en su situación? El señor Sasaki cree en sus ideales y los defiende por encima de todo. Lucha por aquello que él cree que es injusto o que está mal hecho, y alza su voz para que su mensaje llegue a cuantas más personas posibles.

1363056385

La sociedad japonesa no es muy conocida por el libre pensamiento, ni por la individualidad. Sus costumbres, basadas en los pensamientos confucionistas, están muy arraigadas en la sociedad que se siente como una bandada de pájaros girando siempre en la misma dirección En un mundo en el que cualquier ser que no siga el camino “de las normas sociales establecidas para hacer siempre lo correcto o aquello que los demás esperan de ti” es, a menudo, marginado y repudiado. Aunque si bien es cierto que la sociedad japonesa está poco a poco cambiando, y que esa costumbre es más fuerte en las grandes ciudades donde tiene que imperar un cierto orden si no se pretende sumir la metrópolis en un caos. No obstante aún es algo poco común para los “gaijins” conocer a un japonés que alce la voz sin miedo hacia su Gobierno o a sus propias infraestructuras sociales.

Edición de Satori Ediciones

Satori Ediciones ha hecho una traducción directamente del japonés para la edición española que roza lo sublime. Gracias a Francisco Javier de Esteban y ha su conocimiento y trato directo con el autor, ha podido interiorizar y comprender cada una de las causas y sentimientos que Takashi Sasaki transmite en sus anotaciones a vuela pluma, en especial los días inmediatamente posteriores al desastre.

La obra que ha publicado Satori consta, además de un prólogo escrito por Florentino Rodao, doctor en historia por la Universidad Complutense y la Universidad de Tokio. Este prólogo llamado “Nuestro mundo tras Fukushima”es una interesante reflexión sobre los efectos de la catástrofe en una sociedad globalizada. En el libro también podremos encontrar una nota que el mismo autor, Takashi Sasaki, escribió para la edición española de Fukushima: vivir el desastre en España, así como un mapa de la zona afectada, para que el lector pueda situar todos los términos que se mencionan en la obra, cómo la ciudad de Minamisôma, la central de Fukushima Daichii o las zonas de exclusión e inclusión en interiores.

Fukushima-0045

Posteriormente al grueso del libro sobre las entradas publicadas en el blog “Monodialogos”, tenemos dos anotaciones que hacen un salto en el tiempo. La primera es de un año después del desastre: 11 de marzo de 2012. Y la segunda un epílogo escrito por Suh Kyungsik, profesor en la Facultad de Derecho contemporáneo en la Universidad Keizai de Tokio, y experto en las cuestiones de la identidad asiática, a través del cual explica el concepto de la expresión “centro de gravedad del alma”, una frase que Takashi Sasaki utiliza con frecuencia en sus textos.

Por si contar con la opinión de tantos expertos en la materia os parece insuficiente, Satori ha introducido en la parte final del libro un apéndice con la biografía del autor, un autorretrato escrito por el mismo Takashi Sasaki y un enternecedor álbum de imágenes para poner cara a todos aquellos familiares y amigos a los que se mencionan a lo largo de la obra, Fukushima: vivir el desastre.

Sobre el formato de imprenta que la editorial Satori ha utilizado para este libro, encontraremos que es muy similar al que nos tiene acostumbrados con sus ediciones de tapa blanda. Las carátulas de cartón grueso, pero maleable, tienen una capa de satinado con las que adquieren un tacto muy agradable. El libro se compone de 332 páginas en total, todo impreso en blanco y negro salvo la carátula y la contracarátula. Es bastante ligero, ideal para llevar en el bolso o la mochila y leerlo en el metro o en cualquier lugar fuera de casa. Una edición sencilla, pero de calidad, a un precio más que razonable para un documento de una importancia histórica como es el que estamos tratando.

Conclusiones

Fukushima: vivir el desastre, es una agrupación de entradas a modo de diario con la visión personal de los hechos que transcurrían en la zona donde el señor Takashi Sasaki tiene su hogar. El lector poco acostumbrado al carácter japonés encontrará algo extraño muchas de las reflexiones del autor, sin embargo tenemos que tener muy en cuenta la diferencia cultural con la que nos vamos a encontrar y recordar que estamos entrando en la vida de una persona que vive a 25 kilómetros de la central de Fukushima, tras ver su región devastada y destruida por el tsunami y ante una incertidumbre más allá de toda lógica y razón.

Satori ediciones vuelve a traernos con esta obra un ejemplar que, sin duda, se debe de catalogar de histórico por la naturaleza de su contenido. Un obra que todo aquel que esté interesado por el accidente nuclear de la central y todo cuanto se originó a su alrededor debería de tener en su biblioteca.

Fukushima-002

Ir a la entrevista con el autor de Fukushima, vivir el desastre, Takashi Sasaki