El-Príncipe-Manga-Herder-02

Nos despedimos del mes de marzo con un manga de Herder Editorial que no queríamos dejarnos en el tintero. Una de esas obras que pasan a la historia por su fondo sociológico y político pero que pocas personas han tenido el gusto de leer en profundidad. Una historia que, como de costumbre, hace pensar y plantearse muchos aspectos de la vida que, para bien o para mal, aceptamos hoy en día como inamovibles, por lo que no nos queda más remedio que asumirlos sin remedio. Y qué mejor que presentar este nuevo manganálisis con las propias palabras del autor de la obra que hoy tratamos: Nicolás Maquiavelo. “Mi obra se titulará El Príncipe y servirá de ayuda para todos los gobernantes: ¡los príncipes de esta tierra!”. Con todos vosotros, El Príncipe.

 “El nuestro no es un Gobierno democrático. Es el Gobierno de la muchedumbre”

El Imperio Romano fue el primero que unificó regiones de diversas partes del mundo para convertirlos en una única patria regida por el César. Con su caída (año 475 d.C.), el papado se hizo cargo de la ciudad de Roma y de sus territorios hasta que en el siglo VIII apareció Carlomagno, conocido por reunificar Europa bajo su mandato. Su apoyo a la Iglesia católica lo ayudó a coronarse como Emperador de Occidente en el año 800 por el Papa León II. De este modo, la Iglesia comenzó sus pasos para convertirse en un nuevo poder que influyese en la vida política de los estados. Agradecido por la intercesión divina, Carlomagno otorgó a la Iglesia una serie de territorios que acabaron convirtiéndose en los Estados Pontificios. Desde ese momento, la autoridad eclesiástica adquirió plena potestad para designar a los reyes y mandatarios europeos en sus nuevos cargos de líderes lo que, a su vez, hizo que los monarcas se convirtiesen en benefactores de Roma.

El-Príncipe-Manga-Herder-03

Tras la muerte de Carlomagno, su reino quedó dividido en tres partes, una para cada nieto del mandatario: el Rey Carlos el Calvo, el Emperador Lotario I y el Rey Luis el Germánico. Sin embargo, conforme se ampliaba la descendencia de Carlomagno también aumentaban las disputas internas en el territorio de lo que hoy se conoce como Italia. Mientras, Europa estaba regida por las potencias de Inglaterra, Francia y España, las cuales seguían de cerca las disputas italianas con sumo interés para ampliar sus fronteras en la costa mediterránea.

Así fue hasta que en el siglo XV apareció en Florencia Lorenzo de Médici, uno de los grandes mecenas de las artes y la cultura italiana. Pero, aparte de eso, Médici se preocupó de mantener la diplomacia dentro de las fronteras de su patria. Así, ofreció abundantes sumas de dinero a los ducados más pobres con el fin de que controlasen las acciones de los más poderosos. De esta manera, halló un equilibrio que le permitió a Italia mostrar cierta unidad para hacer frente a los invasores europeos. Pero con la muerte de Lorenzo de Médici en 1492 también se puso fin a la fingida estabilidad política de la península itálica.

Dos años después, en 1494, el Rey Carlos VIII de Francia entró en Italia con la intención de recuperar el reino de Nápoles, antiguo vasallo galo. Según avanzaba también lo hacía el pillaje y el acoso al pueblo, quien veía impotente cómo sus posesiones eran cedidas gratuitamente a un pueblo con el que no tenían nada en común. Finalmente, el Papa Alejandro VI, con ayuda de España, Alemania, Milán y Venecia, creó un ejército con el que expulsó a los franceses de sus tierras.

Sin embargo, los distintos territorios italianos habían sufrido un desgaste que les comenzaba a pasar factura. Así, la ciudad costera de Pisa aprovechó la debilidad de Florencia para independizarse de esta, dejándola sin el puerto marítimo que tantos beneficios le había reportado en años anteriores.

En esa época de decadencia política y territorial apareció la figura de Nicolás Maquiavelo, un joven de 29 años que comenzaba sus pasos en el Gobierno florentino. Maquiavelo no había ido a la universidad, pero desde pequeño se había instruido en el arte de la guerra gracias a los numerosos libros de su biblioteca familiar, lo que le había convertido en un hombre preparado para tiempos de conflicto social. Su astucia en las negociaciones le hizo aumentar rápidamente en popularidad y estima del mandatario, quien pronto le encomendó una ardua y difícil misión: recuperar el dominio sobre la ciudad de Pisa. Pero el camino a seguir para alcanzar ese cometido hizo que Maquiavelo comprendiese ciertas cosas, como que “la suerte es una terrible enemiga”, que “nadie quiere convertirse en enemigo de su propia patria” o que “ni subordinados ni súbditos serán leales a un hombre incapaz de protegerlos”. Sin embargo, lo que más le marcó fue llegar a la conclusión de que “en ocasiones, la crueldad es la única respuesta para un Gobernante”.

El Príncipe es un manga que se puso a la venta en nuestro país el 15 de marzo de 2012 y se encuentra dentro de la colección Mangas de la editorial Herder. En Japón, éste manga fue publicado por la editorial East Press. Este volumen único, que seguro consigue que veamos las cosas de una manera diferente, posee un formato rústica y sus medidas son de 11.9 x 16.2 cm, por lo que podemos colocarlo junto al resto de obras de esta colección tan filosófica y especial. Aparte, el tomo se divide en cuatro capítulos en los que Maquiavelo deja salir su pensamiento: «Introducción«, «Maquiavelo y el Príncipe«, «Conclusión» y «Epílogo«. Este último episodio está es un breve texto en el que se explica el origen de El Príncipe y su contenido.

El Príncipe, la obra que expone la posibilidad de ser temido sin ser odiado

El-Príncipe-Manga-Herder-04

Este tratado político fue escrito por Nicolás Maquiavelo en el año 1513 mientras este se encontraba en prisión. Concretamente, se le había acusado de conspirar contra los Médici (una influyente y poderosa familia de Florencia). Tras varios años, el texto fue publicado en 1531 y dirigido especialmente al duque de Urbino, conocido como Lorenzo II de Médici. Tras la salida de la obra, se comenzó a utilizar el adjetivo maquiavélico y el sustantivo maquiavelismo, empleados para designar las acciones y personas que empleaban la astucia y el engaño para manipular a la gente.

En El Príncipe, Maquiavelo hace hincapié en que los líderes, llamados «príncipes«, quienes tienen que ser temidos y a la vez amados por el pueblo. En el caso del temor, indica que un gobernante al que se le tiene miedo no tiene tantas posibilidades de ser destronado en caso de que surja alguna revuelta. Asimismo, el «príncipe» debe ser autoritario y no darle tanta libertad a los ciudadanos para que no se sucedan casos de matanzas y masacres.

Por último, el autor comenta que es recomendable que el gobernante se preocupe constantemente de las cuestiones antes mencionadas, además de mantener una postura neutral ante los problemas. Esta obra ensalza justamente lo opuesto a lo que se apunta en el texto El Arte de la Guerra, de Sun Tzu.

Nicolás Maquiavelo, el hombre que no confiaba en aquellos que no compartían sus objetivos

El-Príncipe-Manga-Herder-05

Niccolò di Bernardo dei Machiavelli (1469-1527) fue un filósofo, escritor, político, funcionario público y diplomático italiano que pasó a la historia por haber escrito la obra que aquí se menciona, El Príncipe.

La vida de este personaje se puede dividir en tres partes. Cada una de ellas está estrechamente ligada a la historia de Florencia (Italia). En concreto, su juventud estuvo acompañada por el levantamiento de Florencia como una gran ciudad y una de las principales potencias mundiales. Cuando Maquiavelo ingresó en el Servicio Público, los Médici se despidieron del poder, aunque regresaron años después, lo que conllevó que Maquiavelo perdiera su importante puesto. Durante el último periodo de los Médici, este filósofo se dedicó a la escritura hasta que falleció a la edad de 58 años.

Conclusión

El Príncipe es una de esas joyas de la literatura que pasan desapercibidas a excepción de lo que se menciona de ella en las clases de filosofía de institutos y universidades. Sin embargo, este es uno de los textos más apasionantes de la humanidad. Un escrito en el que se aborda un tema que, actualmente, está a la orden del día en los países que han sufrido más duramente la crisis económica: ¿cómo debe ser un líder político? Según Maquiavelo, estos deben ser temidos por el pueblo, a quien deben llevar con mano dura durante sus años de mandato. Precisamente ese temor es el que hará al pueblo dócil y asegurará la permanencia en el poder del líder de turno. Sin embargo, actualmente el pueblo cuenta con más libertades de las que existían en la época del autor. Asimismo, algunos de los Gobiernos más autoritarios y totalitarios han sufrido levantamientos por parte del pueblo que han acabado con el poder político establecido, aunque eso no asegure que lo que está por llegar sea mejor que los duros años de represión conocidos. Así pues, ¿se puede aplicar hoy en día la teoría del filósofo florentino?

Por otro lado, no cabe duda de que El Príncipe es un perfecto y detallado manual en el que se especifican las directrices sobre la formación y peculiaridades que deben caracterizar a un gobernante. Claro que en lo que no pensó Maquiavelo es en que, como ya hemos mencionado, los tiempos cambian, y con ellos la conciencia ciudadana y el poder del pueblo, que ha ido en aumento en las últimas décadas bajo las supuestas libertades de las democracias occidentales. Unas libertades que, en ocasiones, se han confundido con el libertinaje.

En cuanto al diseño, este manga muestra un estilo de dibujo simple pero eficaz que ensalza el texto por encima de las propias viñetas. Aún así, también hace gala de un nivel de detalle exquisito que se percibe principalmente en la reconstrucción de las ciudades y edificios de la Italia media.

Si quieres acabar el mes de marzo por todo lo alto, no dudes en coger parte del sueldo o de la paga para invertirlo en una obra que te introducirá en un tiempo lejano que no difiere en demasía de la España actual. El Príncipe te está esperando en la estantería de tu librería de manga habitual. ¿A qué estás esperando para hacerte con ella?

El-Príncipe-Manga-Herder-06