retro_city_rampage-2

Macarrada retro

Como muchos ya sabréis, hace algo más de un año, el joven desarrollador indie Brian Provinciano y Vlank Entertainment lanzaron Retro City Rampage en PC, WiiWare, Xbox Live Arcade y Playstation Network. Se trataba una propuesta que muchos creían inconcebible en los tiempos que corren: ¡un sandbox paródico en 8 bits!

Y es que en la era de los gráficos fotorrealistas, las cinemáticas apabullantes y la dificultad de chiste, pocas compañías apostarían por un juego así.  Afortunadamente, la mentalidad de los jugadores tiende a ser diametralmente opuesta a la de los ejecutivos y gurús de la industria, y quizás, precisamente por carecer de los elementos previamente citados, el juego fue un rotundo éxito de crítica y público, especialmente en PS Vita, lo que dejaba patente la fuerza de esta locura pixelada en las portátiles. Por lo tanto, solo era cuestión de tiempo de que el Jugador (que así se llama nuestro matón con ínfulas de Elvis) se dejara caer por la portátil que arrasa en ventas a nivel mundial: Nintendo 3DS.

Y tranquilos, porque no estamos ante un port insulso o idéntico a las anteriores versiones, ya que las novedades que trae este Retro City Rampage DX son tantas, que después de haber hecho el gamberro y haber exprimido hasta la saciedad el modo historia, los desafíos y las masacres, no nos tiembla el pulso al indicar que es la versión definitiva del juego de marras.

Retro-City-Rampage

Comparado con el resto de versiones (especialmente las de Playstation 3, Xbox 360 y PC), el juego luce ahora más nítido y claro que nunca. La pantalla táctil se presenta como una interfaz en la que tenemos disponible el mapa en todo momento, una lista con las tiendas cercanas y un selector de armas mucho más rápido y directo que antes, algo muy de agradecer en los momentos en los que nos vemos rodeados de enemigos (que serán constantes). De esta forma, en la pantalla superior solo tenemos que preocuparnos del caos que vamos causando allá por donde vamos en Theftpolis.

Retro City Rampage es un juego idóneo para portátiles, y por ello, entre las nuevas mejoras se encuentra un mayor número de checkpoints, un rebalanceo de las armas (algunas de ellas eran inútiles en el juego original, especialmente las cuerpo a cuerpo), así como la posibilidad de saltar y disparar al mismo tiempo, algo que muchos estaban pidiendo a gritos. Aunque todo esto suena como si nos hubieran brindado numerosas facilidades, los masocas podéis respirar tranquilos. Retro City Rampage DX sigue siendo un juego difícil, pero de cara a su llegada en portátiles se ha visto sometido a un proceso de ajuste y balanceo para que no sea tan frustrante como el original. Y eso, a la hora de cumplir algunos desafíos o misiones concretas, se agradece.

retrocity3ds

Retro City Rampage se juega como los dos primeros GTA, a través de una perspectiva cenital, y totalmente en 2D. Es realmente impresionante ver la cantidad de tiendas, misiones y personajes que son capaces de aparecer en un juego que cuenta con semejante carta de presentación visual. La ciudad se siente viva y actúa en consecuencia a nuestras absurdas acciones. Y al igual que en la saga de Rockstar, las fuerzas de la ley nos perseguirán de forma incansable siempre que atropellemos o matemos a una buena cantidad de pobres ciudadanos.

El otro elemento que también nos deja con el culo torcido es su absurda y delirante historia, la cual está rompiendo constantemente la cuarta pared, introduciendo referencias a otros videojuegos, programas de televisión y películas de la era de los ochenta. Es realmente difícil disfrutar de Retro City Rampage sin estar constantemente riendo.

La carta de presentación es la siguiente: sois un matón de tres al cuarto que por casualidades de la vida, termina viviendo junto a Doc Choc (en absoluto parecido a Doc Brown de Regreso al Futuro), y para poner en marcha su DeLorean, es necesario cumplir mil y un encargos absurdos, como trabajar para cierto soldado legendario que ha acabado sus días trabajando como camarero y es explotado por su vil jefe nipón, un pedante desalmado. Para mayor cachondeo nos regala su arma definitiva: una caja de cartón. Esta es solo una de las muestras de humor absurdo que encontraréis en el juego, y sinceramente, prefiero no deciros ninguna más para no reventaros momentos impagables que se burlan sin piedad de toda la cultura friki. Todo ello en perfecto castellano.

retro-city-rampage-dx-screenshot-

El manejo del Jugador puede parecer un poco difícil al principio debido al gran abanico de acciones posibles, pero una vez superéis el descacharrante tutorial (el cual parodia a cierta película protagonizada por un tipo disfrazado de Murciélago y un payaso con mala baba), lo tendréis todo más que controlado. Saltar, disparar, correr, conducir infinidad de vehículos (con posibilidad de almacenarlos en el garaje, otra función exclusiva de esta versión), usar power ups… Todo se realiza con una facilidad pasmosa. Lo único que sigue siendo tan inútil como siempre es el sistema de coberturas, puesto que rara vez tendremos la posibilidad de cubrirnos y devolver los disparos desde la propia cobertura. La mejor estrategia sigue siendo…¡correr, saltar y disparar como si no hubiera un mañana!

Junto con este pequeño defecto (arrastrado desde las versiones anteriores), la reedición en Nintendo 3DS trae consigo leves pero inexplicables caídas de frames en algunos momentos, algo que no empaña la experiencia general, pero percibible cuando hay muchos enemigos en pantalla.

retrocitydx

Conclusión

Retro City Rampage: DX es el mejor sandbox para portátiles desde el genial pero infravalorado GTA: Chinatown Wars de Nintendo DS y PSP. La historia principal dura en torno a 8-10 horas, sin contar las misiones secundarias (con sus propias tramas argumentales), el modo libre, o sus estupendos minijuegos que incluyen, ojo al dato, Super Meat Boy o Bit.Trip, otras dos joyitas indie que nadie puede perderse. Además, al igual que en las otras versiones, también está disponible como desbloqueable ROM City Rampage, prototipo original del juego, el cual es perfectamente jugable y que cuenta con una dificultad aún mayor. Como podéis comprobar, tenemos Retro City Rampage para rato.  Horas y horas de vicio a tan solo 8,99 euros, algo que deja en evidencia a muchas propuestas de las grandes compañías.

Lo mejor

  • Los usuarios de Nintendo 3DS por fin pueden disfrutar de este sandbox paródico y único, cargado de extras y mejoras exclusivas.
  • El juego ha sido balanceado a conciencia para ser dificil y disfrutable al mismo tiempo.
  • Gráfica y sonoramente homenajea a la época de los 8 bits de forma magistral.
  • Largo, rejugable y cargado de extras a un precio de chiste: 8,99 euros.

Lo peor

  • El sistema de coberturas sigue siendo olvidable.
  • Las inexplicables ralentizaciones puntuales.

Nota-Talion-9