Especial-Salones-01

Nos encontramos a pocas horas de poner punto y final al año. Pero, antes de que demos carpetazo al 2013 para recibir con los brazos abiertos al 2014, hemos vuelto la vista atrás para analizar lo que este año que concluye nos ha dejado en cuanto a eventos relacionados con la cultura manganime y japonesa se refiere. Nos habría encantado poder asistir a todos los certámenes de esta índole que se celebran en toda España (y que van en aumento), pero por falta de medios esto no ha sido posible. Por ello, nos centraremos en los encuentros que han tenido lugar en los dos puntos principales de la geografía nacional: Barcelona (con el acontecimiento por excelencia del país, el Salón del Manga de Barcelona) y Madrid (segundo evento en importancia, el Expomanga), así como certámenes secundarios que tienen lugar en ambas ciudades (Japan Weekend).

La sombra del 2012

La reciente tragedia ocurrida en la capital el 31 de octubre de 2012, concretamente en el Madrid Arena, marcó el inicio del año en los eventos de la ciudad. Así, la Chibi Japan Weekend que se celebró los días 9 y 10 de febrero contó con fuertes medidas de seguridad como consecuencia de las nuevas y estrictas normas sobre aforo que se impusieron en Madrid. Normas que, por otro lado, no se respetaron de manera tan firme cuando se trató de conciertos multitudinarios como el de los 40 Principales o el de otros artistas de renombre que llenaron diversos pabellones de toda la ciudad y en los que, como era de esperar, nadie se quedó fuera. Cosa que no ocurrió en la Casa de Campo por esas fechas.

Fueron cientos de otakus los que se quedaron a las puertas del Pabellón de Convenciones, esperando en una cola interminable que duró horas y que muchos acabaron abandonando. Las frías temperaturas no acompañaron en absoluto a estar al raso hasta que los servicios de seguridad (haciendo su trabajo y obedeciendo órdenes de arriba, aunque fueron los encargados de lidiar con los enfurecidos asistentes) diesen su permiso para acceder al recinto, por lo que muchos se despidieron hasta mayo para poder realizar sus compras. Mención aparte merecen todos los participantes del concurso de cosplay que optaban a formar parte de la final española de la Yamato Cosplay y que, por encontrarse en la cola, no pudieron presentarse, ni siquiera explicando su situación a los encargados de la seguridad y del evento. Una auténtica lástima para los que perdieron la oportunidad tanto de participar como de ver sus actuaciones y vestidos.

Especial-Salones-02

En lo referente a las personas que adquirieron su entrada por Internet para evitarse colas de espera, el tema del aforo afectó a todos por igual, por lo que de nada sirvió esta táctica. Además, la organización tardó un tiempo en pronunciarse al respecto. Tras pedir disculpas, y ante la “imposibilidad” de devolver el dinero a los que compraron la entrada en su Web pero no llegaron a entrar, Jointo prometió hacer entrega de un “obsequio” en su certamen de septiembre. Sin embargo, hasta nuestros oídos no ha llegado que tal promesa llegase a cumplirse, de modo que el tema de las “entradas blancas” se diluyó en el agua como aceite reutilizado.

El siguiente evento también llegó de la mano de Jointo, pero esta vez le tocó el turno a Barcelona, donde tuvo lugar, durante los días 9 y 10 de marzo, la Japan Weekend Barcelona en la antigua sede del Salón del Manga,  La Farga d’Hospitalet. En esta ocasión Tallon4 dejó de ser un mero observador para convertirse en un participante más con la exposición Yûreis y Yôkais: Fantasmas y monstruos japoneses. Jointo tampoco salió indemne de quejas y polémicas, y aunque el aforo no fue una de las causas, la falta de organización, la descoordinación general y la poca ayuda a los expositores más humildes causó el descontento de muchos de los stands de artesanía. También insuficiente fue la información que se le ofrecían a los visitantes respecto a las exposiciones y a las actividades programadas por las diferentes organizaciones y agrupaciones participantes, y pese a que el espacio dedicado al evento era solo la mitad del recinto, muchos asistentes no supieron encontrar algunas de ellas por falta de documentación al respecto.

Saltamos varios meses en el tiempo y nos plantamos en mayo, mes del evento por excelencia de la capital: el Expomanga. Y nuevamente nos encontramos con una situación similar a la par que diferente a la acontecida con el certamen de Jointo. Las restrictivas normas de seguridad para cumplir con el aforo fueron mucho más allá que en el mes de febrero, y ni siquiera los dos pabellones con los que contó el certamen fueron suficientes para eliminar las largas colas que se formaron desde primera hora de la mañana del sábado. Como consecuencia, el SAMUR tuvo que atender a algunas personas que sufrieron lipotimias y mareos debido a las largas esperas bajo un sol de justicia y, por tanto, a las elevadas temperaturas.

Especial-Salones-03

Ya en la segunda Japan Weekend de Madrid de 2013 (21 y 22 de septiembre), las medidas de seguridad fueron más laxas gracias a que el evento contó con tres pabellones (Convenciones, La Pipa y el Auditorio). Aunque el certamen se presentó como “el evento de cultura japonesa por excelencia de la capital” (y desde luego no fue para tanto), su gestión fue bastante dudosa, aunque consiguió a medias su propósito: reducir los tiempos de espera en las colas. No obstante, se vivieron ciertos momentos de confusión, algunos de los cuales tuvieron lugar cuando la cola de las personas que adquirían su entrada en las taquillas exteriores avanzaba más deprisa que la formada por aquellos asistentes que acudían con la entrada comprada por Internet justamente para evitar esperas.

Especial-Salones-04

Por último, la masiva asistencia de público al Salón del Manga de Barcelona superó todas las expectativas. Más de 115.000 asistentes que generaron colas kilométricas que bordeaban el exterior del recinto, serpenteando incluso por la Avenida de María Cristina. Además, los presentes abarrotaron los pabellones 1 y 2 de la Fira de Montjuïc, especialmente el segundo de ellos, destinado a los stands tanto comerciales como no comerciales. Una auténtica locura otaku que también tuvo sus más y sus menos, ya que muchos asistentes se quejaron por la organización del evento y por la gestión del aforo. Sin embargo, los responsables de FICOMIC explicaron lo sucedido durante la propia celebración del evento, lo que dice mucho de ellos y de su compromiso y responsabilidad con la organización. Aunque en un primer momento se especuló con la idea de que el Salón del Manga de 2014 se trasladase a un espacio más amplio, lo cierto es que finalmente volverá a celebrarse en la Fira de Montjuïc.

or_banner_manga2013_120x80

Un año a lo grande

Si hay algo que ha caracterizado a este año 2013 ha sido la ampliación de espacios para los eventos. El primero de ellos fue el Expomanga. Al no poder hacer uso del Pabellón de Cristal de la Casa de Campo, la Asociación Española de Amigos del Cómic (AEAC) puso a disposición de los asistentes el recinto de La Pipa (donde se ubicaron los stands comerciales y no comerciales, además de la zona de videojuegos y las proyecciones), y el Auditorio (en el que tuvieron lugar los encuentros de los invitados con los fans y los concursos de cosplay y karaoke). Todo un despliegue de medios que entusiasmó a más de uno y que supuso un paso adelante en el afianzamiento de Madrid como segundo lugar de encuentro de otakus amantes de la cultura japonesa en España.

Especial-Salones-06

Siguiendo esta estela, pero con una motivación mucho más pretenciosa, la Japan Weekend de septiembre se propuso superar al evento por excelencia de la capital. Para ello, alquiló tres recintos de la Casa de Campo: La Pipa (donde se establecieron los stands comerciales), el Auditorio (que sólo se habilitó el sábado, dato que muchos asistentes desconocían), y el Pabellón de Convenciones (donde se encontraban los stands artesanales y la Korean Zone). Sin embargo, y a pesar de las “buenas intenciones” de Jointo, este asombroso despliegue de poderío fue un fiasco con letras mayúsculas. La desolación reinó en el pabellón de Convenciones, lo que causó la ira de los responsables de los stands no comerciales. Estos se quejaron e intentaron por todos los medios llamar la atención de los presentes para, al menos, poder amortizar lo invertido en el stand. Sin embargo, la organización se encargó de silenciarles para que no diesen la nota, una táctica poco ética que no hizo sino aumentar el enfado de los artesanos.

Especial-Salones-07

Nuevamente, esta iniciativa se repitió en la Ciudad Condal. Por primera vez en su historia el Salón del Manga de Barcelona habilitaba los pabellones 1 y 2 de la Fira Montjuïc, equivalentes a 35.000 metros cuadrados donde comprar, divertirse, admirar y, sobre todo, aprender y descubrir cosas nuevas. Y, tristemente, debemos volver a repetir que el espacio no estuvo tan bien aprovechado como cabría esperar. Mientras que el pabellón 2 sufría constantes cortes en sus entradas por haber llegado al aforo máximo, el pabellón 1 gozaba de una espaciosidad en la que se podía hacer casi de todo (a excepción de contadas ocasiones, como el concurso de cosplay, en el que la entrada principal se llenó de fans, a pesar de que el otro extremo del recinto, el dedicado al deporte, permanecía casi vacío).

Especial-Salones-08

Ahora bien, ¿es realmente rentable organizar eventos en espacios que en ocasiones son excesivamente grandes para lo que se planea hacer en ellos? Si nos atenemos al caso del Expomanga y del Salón del Manga, lo cierto es que la idea de habilitar más metros cuadrados es una gran decisión (aunque en el caso de la Ciudad Condal el pabellón 1 estuviese algo desaprovechado). Sin embargo, en el caso de Jointo y su Japan Weekend de Madrid, la ampliación del espacio fue un despropósito y una excusa que sirvió para justificar un descarado aumento del precio de la entrada y que no fue explotado tal y como se prometió en su propio cartel promocional. Claro que de los errores se aprende, y una mala experiencia suele servir para mejorar en aquello que flaqueamos. ¿Será este el caso que hará que en 2014 disfrutemos no sólo de cantidad sino también de calidad en los eventos manga?

Invitados de lujo

Y si de algo nos enorgullecemos es, sin duda, de los famosos que han desfilado por ambas ciudades en cada uno de los eventos que se han celebrado. Desde Ryo Horikawa, seiyuu original de Vegeta (Dragon Ball), hasta Yasuhiro Naito  (autor de Trigun), pasando por Hideo Baba (productor de la saga Tales of), las cantantes 29Q o las cosplayers danesas Lupin y Lillyn. Sin olvidarnos de Daisuke Nishio (director del anime Dragon Ball Z), el mangaka Shintarō Kago o los luchadores de sumo Kôtarô Mieda y Shinya Miyashita.

Especial-Salones-09

Dentro de una índole más comercial, cabe destacar la visita de Good Smile Company, que ubicaba por primera vez un stand en el Salón del Manga de Barcelona. Además, en el Expomanga de Madrid destacó la presencia de los stands de Norma Editorial, EDT, Selecta Visión (habitual de todos los eventos de cultura japonesa) y Namco Bandai. Un despliegue de empresas del sector que va en aumento y que lleva la máxima calidad de sus productos a donde quiera que los fans los requiera.

Ríete tú de ti mismo

¿Ironías de la vida o casualidades del destino? Volvemos una vez más a nuestros queridos amigos de Jointo para rellenar un apartado que creemos de obligada mención. Y es que ellos fueron los encargados de anunciar en la Japan Weekend de Madrid de septiembre una “buena nueva” que no dejó a nadie indiferente: el nuevo concurso de cosplay pobre (Cospobre). Al parecer, esta modalidad de disfraz que nació en Latinoamérica se ha ido extendiendo por todo el mundo con el paso de los años. Un arte que consiste en crear un cosplay de la manera más “humilde” y “sencilla» que se pueda imaginar y en el que todo vale: desde una caja de cartón por cabeza robótica hasta un palo de fregona como arma de destrucción masiva de última generación.

Especial-Salones-10

No queda del todo claro si esta es una estrategia de marketing para que la gente hable de la Japan Weekend o la crisis ha tocado de manera especial y profunda a los organizadores de este evento que se mueve por el territorio nacional como si de un pajarillo que migra se tratase. De lo que no cabe duda es que la polémica se sirvió en bandeja de plata con este anuncio. A estas alturas, esta iniciativa ya cuenta con sus seguidores y sus detractores. Aún así, no deja de ser una incongruencia que habiendo invertido tanto tiempo y esfuerzo en traer a la chibi Japan Weekend de febrero de 2013 a expertos y conocidos maestros del cosplay como son Alessandro Stante y Calssara, un año después se decida cambiar “el buen gusto” por el “cutrerío más espectacular”. Dentro de unos meses seremos testigos de si esta idea ha sido una genialidad de Jointo o un nuevo fiasco (como la utilización de tres pabellones en la capital).

Colorín colorado, este año se ha acabado

Antes de dar por concluida esta entrada queremos dejar bien claro que todo lo que aquí se ha vertido es cosecha de nuestra humilde opinión. En Tallon4 nos enorgullecemos de ser un medio que difunde contenidos sin estar bajo la influencia de ninguna empresa o compañía del sector, lo que nos proporciona la ventaja de ser más objetivos y críticos con aquello que nos apasiona: en este caso, los eventos manganime y de cultura japonesa. Por ello, y debido a que no nos movemos en función del sol que mas calienta, criticamos abiertamente aquellos aspectos más controvertidos y que no cuentan con el beneplácito de todos, mientras que ensalzamos y aplaudimos a aquellos que se lo merecen por su esfuerzo y trabajo continuado. Creemos de todo corazón que las críticas constructivas son necesarias para hacer que todo mejore, y nosotros portamos nuestro propio granito de arena bajo esta férrea convicción. Porque en lugar de competir unos con otros (incluso dentro de la misma Comunidad Autónoma), lo que deberíamos hacer (en especial las asociaciones y empresas del sector, que son las que tienen “poder” para ello) es unirnos para ser capaces de crear eventos manganime de calidad y con letras mayúsculas. Sólo así podremos ser capaces de mirar a nuestra vecina Francia y no decir con voz envidiosa “¿Por qué no somos ellos?”. Llevamos años demostrando que somos capaces de crecer en una industria que poca gente conoce pero que es capaz de mover ingentes cantidades de dinero incluso en época de crisis. ¿Por qué no aprovecharlo por el bien de todos?

En fin, que con la emoción del fin de año se nos va la cabeza y aún nos queda mucho que preparar para la fiesta de despedida de esta noche. Sólo queda decir que, finalmente, hemos llegado al último día del 2013 con una enorme sonrisa de satisfacción. Y es que, al volver la vista atrás, todos los inconvenientes quedan en un segundo plano, ya que lo que recordamos con más cariño son todas las experiencias que hemos vivido, todas las nuevas personas que hemos conocido, todas las novedades que hemos comprado y, sobre todo, lo mucho que hemos disfrutado en cada uno de estos eventos de cultura japonesa y manganime a los que hemos asistido a lo largo del año en diversos puntos de la geografía nacional. Y lo mejor de todo es que ya están a la vista los próximos certámenes, por lo que cada uno puede empezar a hacer la lista de sus futuras compras o comenzar a confeccionar ese cosplay con el que dejar a los asistentes con la boca abierta. Y, por qué no, también se aceptan apuestas sobre las nuevas licencias y “descabelladas ideas” que tanto empresas como organizadores nos tienen preparadas para el año que viene.

¡Feliz y animado 2014, otakus!

Especial-Salones-11