saludo-001

En muchas ciudades japonesas existen unas placas, puestas por el gobierno local, en lsa cuales se pueden leer eslóganes para educar correcta y felizmente a los niños. Algunos de ellos tienen frases tan sorprendentes para nuestro punto de vista occidental como: Yowaki na ko wa kahogo karameaning 弱気 な 子 は 過保護 から (los niños con mentes débiles están causadas por el exceso de protección de los padres) o Oya koukou misenu hito no Maneru ga kodomo 親孝行 見せ ぬ 人 の 子供 が 真似る (los que no muestran piedad filial y respeto hacia sus padres no lo recibirán de sus hijos).

110226Según nos cuenta Peter en su blog de J-list, en su ciudad tiene una placa que le llamó mucho la atención decía: aisatsu dekiru wa ko Hikou nashi 挨拶 できる 子 は 非行 なし(un niño que puede saludar a los demás correctamente no encontrarán dificultades en la vida). Y es que según nos explica en el siguiente texto traducido del inglés, la palabra «aisatsu» no es una palabra cualquiera en Japón:

«El concepto japones de aisatsu 挨 拶 que simplemente significa «saludos» va mucho más allá de la mera salutación que de puedes dar a un conocido cuando le ves por la mañana. Japón es una sociedad muy «vertical», con el pueblo organizado como: senpai/kahai, es decir, la persona superior y la secundaria. En las relaciones de la escuela, el club o en los entornos del trabajo siempre existe una regla social que debe de respetarse rigurosamente y es que los miembros más jóvenes deben saludar a los miembros más importantes, superiores o mayores (dependiendo del ámbito en que nos movamos) tan pronto como ellos los vean, de esta forma las relaciones sociales funcionan sin problemas.

La palabra aisatsu también se utiliza para describir los saludos formales, como conocer a los padres de tu novia/o por primera vez o saludar a alguien en año nuevo, así como para los largos discursos en el que los japoneses suelen tener la costumbre de arrastrar las palabras (de una forma que en occidente nos parece hasta cómica en algunas ocasiones), que se realizan en los eventos formales.»

greet_pbig03

Ya conocíamos que la obsesión por no causar descontento social es una peculiaridad de los japoneses que dicta muchos de sus actos en público, ahora también hemos descubierto que mantener a los demás contentos dentro de esta educación no es tan fácil como parece y que existen toda una serie de normas sociales que dictan el comportamiento de los japoneses con el resto de sus congéneres, que se agravan a medida que el nivel de formalidad crece.