need for speed rivals

Need for Speed es de los pocos racers mínimamente arcades que quedan hoy en día en consolas, cuyas entregas poseen la calidad suficiente para entretener a los jugadores más necesitados de carreras alocadas, derrapes imposibles y accidentes catastróficos. La saga de EA, que viene de patinar cual bólido en un charco de aceite con Most Wanted, intenta resarcirse con Rivals, la nueva entrega para consolas de nueva generación y actuales. ¿lo conseguirá? Descubridlo en nuestro análisis, talonianos.

 

Un racer de mundo abierto

Si hace 10 años nos hubieran dicho que los juegos de conducción apostarían por el género de mundo abierto, muchos de nosotros nos habríamos echado las manos a la cabeza y habríamos blasfemado cual Tales de Mileto al decirle que la tierra era redonda. Y es que reconozcámoslo, las carreras de coches siempre han sido lineales obligadas por el trazado del circuito, por lo que pensar en un juego de coches en el que podamos hacer lo que nos dé la gana nos deja un poco con el culo torcido. Pero así es Need for Speed: Rivals, un juego en el que puedes competir contra todo cani corredor viviente y hacer literalmente lo que te da la gana con tu coche por todo Redview Country.

4d7ac9f7fb2e7b05c3be51201bc73863

De igual forma que Need for Speed: Hot Pursuit, Rivals nos ofrece jugar o bien como oficiales de la ley o como corredores, estando ambos enfocados de forma diferente y habiendo distintos desafíos y recompensas que conseguir en cada modo de juego. Por supuesto, un juego que te da tanta libertad también ha de dar un aliciente al jugador para mantenerle enganchado, y Need for Speed: Rivals  lo consigue a través de objetivos que cumplir para ir desbloqueando nuevas carreras, coches y piezas para mejorar la velocidad, estabilidad o apariencia de los coches. Hay una gran variedad de ellos que realizar, como escapar de la policía, ganar carreras o saltar por rampas que nos encontraremos por los diferentes escenarios, y para ser honesto, entretienen bastante al principio, pero luego decaen un poco.

En cuanto a los coches disponibles, Rivals nos ofrece una gran gama de ellos, habiendo Ferraris, Audis, Chevrolets, Aston Martins, Fords, Lamborginis y muchísimas marcas más. Conseguirlos todos ellos no será sencillo, aunque por otro lado tener una gran variedad de ellos en fases tempranas del juego no nos costará demasiado.

 

Redview Country: Un lugar por descubrir

Como ya hemos indicado al principio de nuestro análisis, Need for Speed: Rivals es un juego de mundo abierto, por lo que el escenario de nuestras carreras ilegales o persecuciones imposibles tiene que ser amplio y cargado de curvas con mala leche. Un poco de todos estos factores los incluye Redview Country, el enorme emplazamiento ficticio inspirado en California en el que se desenvuelve el juego, habiendo lugares como paisajes desérticos fielmente recreados y zonas urbanas.

Need-for-Speed-Rivals-ps4

Los circuitos que viviremos en Redview Country están bastante bien trazados y en ellos viviremos varios momentos de verdadera exigencia en la conducción, aunque como nota negativa, hemos echado en falta más rutas secretas y saltos que tanto disfrutamos en entregas pasadas.

Gráficamente, sobre todo si lo jugamos en consolas de nueva generación, Need for Speed: Rivals raya a un nivel fantástico, presentando lugares muy detallados y coches cuidados hasta el más mínimo detalle. En algún momento puntual podremos apreciar algún que otro fallo técnico, pero serán ocasiones muy especiales y que no afectarán para nada a la experiencia de juego.

 

Dos mejor que uno

Una de las mejores características de Need for Speed: Rivals es su multijugador, el cual nos permite jugar partidas de hasta 6 jugadores en las cuales los participantes podrán elegir jugar como perseguidos o perseguidores. Quizás lo más divertido de este modo, a parte de jugar con personas que te pondrán las cosas más difíciles que una IA, es que se pueden desarrollar partidas de 5 VS 1, creando una sensación de agobio importante al pobre diablo que le haya tocado jugar en solitario.

NFS5

También hay opción de hacer partidas mixtas entre jugadores y coches manejados por la IA, aunque la chicha del multijugador, como suele pasar en estos tipos de juegos, es jugarlos con personas.

 

Conclusiones

Need for Speed: Rivals es un racer entretenido, bastante sólido y que ofrece una experiencia para un jugador y multijugador bastante interesante. Explorar Redview Country, cumplir los objetivos que nos ofrecen los modos como perseguidor y perseguido, y conseguir coches y piezas de tuning es bastante entretenido y consigue enganchar al jugador, ofreciéndonos unas cuentas horas de diversión aseguradas.

A pesar de todo esto, Need for Speed: Rivals no pasará a la historia como un referente como juego de conducción. Podríamos decir que a parte de destacar por sus virtudes, no vemos tanto sus defectos debido a la nula competencia que existe hoy en día en el género racer. Ya sabéis lo que se dice: en el país de los ciegos, el tuerto es el rey.

 

A favor

  • Gran variedad de coches
  • Los modos de juego como perseguido y perseguidor
  • El multijugador

En contra

  • El diseño de niveles dispone de menos caminos secretos y saltos que en entregas anteriores
  • Al cabo de unas horas se vuelve un tanto repetitivo

 

Nota

Nota-Talion-7coma5