Tiny-Toon-Adventures-Wacky-Sports

Béisbol, baloncesto, fútbol, golf, fútbol americano y tenis. ¿Qué deportes son más populares que éstos en el mundo? Tiny Toon Adventures: Wacky Sports los reúne a todos, incluidas varias sorpresas más y un Super 8 en 1 para Game Boy lo reúne a él. Tomad asiento y preparad vuestros dedos más veloces, porque ¡el Festival de Deportes está a punto de empezar!

Tuturututututuruuuuu…. ¡Comienza la primera prueba de béisbol! Bugs Bunny, con el bate en la mano, se dispone a realizar el mejor lanzamiento de su historia, y no es para menos, pues sólo necesita hacer uso del botón A o del B para golpear cuando la bola se acerque. Taz lanza la pelota con todas sus fuerzas… Nooooooo, se ha ido fuera… le ha golpeado demasiado pronto. Tras un torbellino, el intrépido de Taz vuelve a lanzar la bola… ¡Qué lástima! Parecía un buen tiro, pero se quedó en Strike. La pelota vuelve a acercarse a Bugs Bunny y ¡sí! ¡eso es un Home Run en toda regla! ¡Bugs Bunny está cualificado para pasar a la acción en el siguiente deporte! El conejillo deportista levanta su pulgar en señal de victoria.

Tiny Toon

Y ya vemos de nuevo a Bugs Bunny. Esta vez, se encuentra al principio de la cancha, votando su enorme balón de baloncesto. ¡Casi es más grande que él! El silbato suena y da comienzo la tanda de mates. ¿Conseguirá introducir más de la mitad en la canasta para conseguir la victoria? Esto se pone de lo más emocionante. Bugs comienza a decidir la velocidad con cualquier botón de la cruceta. Comienza a correr y se aproxima a la canasta. Mantiene pulsado el botón A y ¡sí! ¡Ha sido canasta! ¡Qué buen mate! Para celebrarlo, Bugs Bunny se mantiene colgado de ella con su pulgar hacia arriba. Pero la tanda tiene que seguir, así que ya tenemos otra vez al conejillo en su posición inicial.

Comienza a correr, pero esta vez se detiene antes. ¿Ha sido una buena decisión? ¡Buenísima! ¡El balón vuelve a estar dentro de la canasta! Ya vemos como ansioso se dispone a lanzar la tercera, que ¡vuelve a ir dentro! Con una enorme confianza, el conejo deportista intenta la cuarta, pero esta vez, un avispado Pato Lucas se ha quedado con el balón. Un poco más decepcionado, Bugs Bunny se dispone a lanzar el quinto tiro. Corre con todas sus energías, agitando las orejas, pero ha saltado demasiado alto y se ha chocado con toda la canasta… Una lástima… pero ha conseguido marcar más de la mitad, así que puede seguir compitiendo en el Festival de Deportes. Parece que el golpe no ha sido demasiado fuerte…

Tiny Toon

Bueno bueno… ¿y qué tenemos ahora? ¡Fútbol! Toda la atención está puesta en el delantero Bugs Bunny y en su compañero el cerdito Porky. ¡Y en el portero! Menudo porterazo. Nada más y nada menos que el gato Silvestre, quien con sus abultados bigotes ya ocupa casi media portería. ¡Ohh! ¡Suena el silbato y comienza la tanda de penaltis, que más quisiera tenerlos FIFA 14! El balón pasa a los pies de Bugs Bunny. Éste intenta decidir hacia donde apuntar, con la cruceta, pero mientras tanto pierde el balón… Suerte que Porky le ayuda y se lo pasa de nuevo. ¡Pero qué lástima! Bugs Bunny lo vuelve a perder… Esta vez ya no tiene a nadie que se lo devuelva. Sin embargo, no está todo perdido y comienza la segunda tanda de penaltis. ¡Aún quedan cuatro balones que pueden ir dentro!

Bugs Bunny apunta de nuevo a la portería rápidamente y con el botón A le da un fuerte puntapié. ¡Pero Silvestre lo para! Vaya… parecía un tiro perfecto. Éste no es el deporte que mejor se le da… Llega la tercera pelota por su izquierda, va a parar a Porky y Bugs Bunny la centra con un buen tiro que el avispado portero no ha podido parar ni de cerca. ¡Gooooooooooooooooooollllllllllllllllllllllllllllllllll! Esta vez sí ha habido suerte, pero aún quedan dos pelotas más. Y ¡gooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooollll! No nos hemos dado ni cuenta, pero ya ha sido anotado al marcador. ¿Cómo ha sido? El quinto balón vuelve a Bugs Bunny, que marca rápidamente el tercer tanto que le da la victoria. ¡Estás cualificado, querido Bugs!

Tiny Toon

Para descansar un poquito entre tanta acción, parece que ahora Bugs Bunny tendrá que afinar su puntería en un cuidado campo de golf. El hoyo con la banderita ya ha hecho su aparición. El conejillo utiliza la cruceta para apuntar, pulsa el botón A para medir su fuerza y lo suelta para lanzar. ¡Y dentro! Bugs Bunny ha sabido como sortear todos los obstáculos. La segunda bola está a punto de lanzarse… ¡y hay una zanahoria en el lado opuesto del hoyo! ¿Resistirá Bugs la tentación de coger su sabrosa zanahoria o pasará directamente al hoyo? ¡Sí! Ha pasado de la zanahoria y ha ido directa al agujero. La tercera bola hace su aparición, pero esta vez hay un muro entre el hoyo y nuestro deportista. Éste se mueve inteligentemente con la cruceta, estudia el ángulo y lanza la bola, que rebota en la pared de detrás y entra despacito al agujero. ¡Ya van tres! Bugs, estás de nuevo calificado…

Tiny Toon
Tiny Toon

¡Y comienza el fútbol americano! Nuestro Bugs ya lleva puesto el casco protector. El balón le llega por los aires. Los contrincantes van cogiendo velocidad y se dirigen a nuestro deportista desde todos los sitios posibles. ¡Qué caos! Bugs ha sido acorralado. Uno de los del equipo contrario ha chocado contra él y le ha quitado el balón. La decepción se apodera del conejillo, al que no le queda otro remedio que volver a comenzar… Esta vez, con el balón bien agarrado, los contrincantes ya no le pillan por sorpresa, ¡pero ha vuelto a perder la pelota! ¡No puede ser, está a punto de ser eliminado del Festival de Deportes! Esta vez no puede perder… tres metros… dos metros… un metro… ¡y llega de un salto! ¡Lo ha conseguido! ¡Touch Down! Aún tiene que llegar otra vez, ¿podrá hacerlo? Bugs sólo necesita mover la cruceta para arriba y para abajo para esquivar a sus adversarios. Parece fácil… ¡y lo ha conseguido! Por los pelos…

Tiny Toon

El Festival de Deportes está a punto de terminar. Nuestro agotado Bugs se encuentra muy cansado, pero aíun tiene que vencer en tenis. ¿Conseguirá darle con la pelota al panel iluminado en ocho ocasiones en un minuto? Con raqueta en mano, Bugs Bunny necesita utilizar la cruceta para moverse y el botón A para darle a la pelota. El resto ya es cuestión de suerte y puntería. El silbato ha sonado… y Bugs consigue darle por primera vez al panel iluminado, pero el tiempo sigue… Una segunda vez… Una tercera vez… aún le quedan cinco más. La pelota parece haberse encabezonado con dar en una esquina… 30 segundos… 25 segundos… ¿será mejor dejar que la pelota caiga para que la lancen de nuevo desde el medio? Bugs intenta esta opción, no le quedaba otra… 15 segundos… Bugs se lamenta… 10 segundos… 5 segundos… Tiempo. Game Over.

6

Game Over. ¿Tanto esfuerzo para esto? ¿Volver a empezar ahora desde cero? Así es, triste final para el Festival de Deportes. Tiny Toons Adventures: Wacky Sports es un juego de éstos que no dan una segunda oportunidad. A no ser que utilicemos el modo de dos jugadores para tener dos oportunidades en cada deporte. Esta modalidad de juego, hecha para que Bugs Bunny compita contra su querida Babs Bunny, desde la misma consola, puede ser una pequeña trampilla para llegar hasta el final (esto no significa que yo la haya usado en varias ocasiones, ejem ejem). Así, o conseguimos a un amigo que juegue a nuestro lado (y que nos hará echarnos unas risas) u optamos por pedirnos a los dos personajes. Para pasar al siguiente deporte, tan sólo es necesario que uno de los dos conejillos supere el reto, así que…

Por su parte, este juego incluye tres niveles de dificultad (principiante, amateur y super). Como habéis leído, los controles son increíblemente sencillos y simples, pero no siempre se tiene la puntería necesaria para ganar, por lo que es recomendable no empezar a jugar la primera vez en el nivel super (aunque seáis unos máquinas en PES 2014 y NBA 2K14). Más que nada porque si os lo pasáis a la primera, dejará de tener emoción y porque me dejaréis a mi y a mis ánimos por los suelos…

¿Y qué pasa con los gráficos? Aunque cueste creerlo, Tiny Toon Adventures: Wacky Sports es un juego de 1994, desarrollado y distribuido por Konami, por cierto. Lo mejor de todo es que, a pesar de ser en blanco y negro, se distinguen a la perfección a todos los personajes, sus gestos y los escenarios deportivos (a una servidora le encantaba darle continuamente a la pausa con el Start para que los pobrecitos se quedasen con caras raras y feas). ¡Cómo se notaba ya qué juegos eran unos privilegiados por contar con grandes compañías detrás!

Tiny Toon

Así, nos encontramos con un juego sencillo, pero extremadamente entretenido. Y por qué no decirlo… ¿precursor de los famosos Wii Sports? Además, para aquéllos que no teníamos suficiente con estos seis deportes, incluía, además, dos juegos diferentes, aunque eternos, en el modo Juegos de Carnaval. Por un lado, está el juego en el que Bugs debe recoger en un vasito gotas de agua que caen de una tubería para dárselas a su amigo moribundo Dizzy Devil y que éste empujase la tubería para arriba. Si no nos dábamos prisa, la pesada niña Elmyra Duff se comería a besos al pobre Bugs. Por otro lado, existía el juego, ambientado en las tabernas del Lejano Oeste, en el que debíamos disparar a los enemigos. ¡Pobre Bugs si disparaba a alguno de sus amigos! Y estas partidas no se terminaban hasta que hubiésemos muerto…

Así que talonianos, ya sabéis, a echar mano de los emuladores. ¡Nos vemos en dos semanas! ¡Esto es todo, amigos!