SONY DSC

Un verano tal como este en 1983 salió al mercado la mítica Nintendo Entertainment System. Anda que no ha llovido desde entonces. Lo que muchos no saben es que en gran medida esta consola hizo posible todo lo que conocemos hoy día ya que salvó de la quiebra a un mercado, el de los videojuegos, que amenazaba con irse al garete, y a su vez nos regaló muchas de las sagas más increíbles: Super Mario, Zelda, Castelvania, Final Fantasy  o Metal Gear (con unos ports de MSX algo cuestionables) y juegos aislados como Duck Tales, Kung Fu Master  y un largo y genial etcétera.

Somos perfectamente conscientes de la caña que le metemos a la compañía del fontanero bigotudo pero es precisamente porque a lo largo del tiempo nos han tenido acostumbrados a productos tan geniales como el que hoy este servidor quiere resaltar, productos que además de ser de una calidad incuestionable guardamos en nuestra memoria con un cariño especial.

Nintendo, por eso mismo hoy (no te acostumbres), quiero tomarme la libertad de decirte en mi nombre y el de mis compañeros y lectores talonianos: FELICIDADES Y GRACIAS.