Xbox-One-3-1

Microsoft tenía como misión encauzar el camino que había tomado estas últimas semanas, las cuales habían sido muy revueltas tras conocer algunas características de las consolas, con su «always-on» camuflado, el tema de las DRM, etc. La compañía de Redmond abría las conferencias en este E3 2013 y entraba con mucha fuerza, tanto con el nuevo catálogo con las Third, como con los estudios propios.

Sin mediar palabras y como el que no quiere la cosa, nos mostraron su primer juego para Xbox One en este E3. Nos quedamos todos sorprendidos, ya que era ni más ni menos que Metal Gear Solid V: The Phatom Pain. Una cinemática de unos cinco minutos de duración, donde nos muestra lo nuevo de Hideo Kojima para esta generación de consolas, con un Kojima que salió al escenario tras acabar la presentación. Sin embargo, tan solo estuvo unos segundos para sonreir.

Un gran comienzo por parte de Microsoft con el anuncio de la llegada de Metal Gear Solid V, y es que después de recibir multitud de negativas por partes de Kojima en el pasado, por fin la consola de Bill Gates contaría con una entrega de la cacareada serie de espionaje e infiltración.

Posteriormente le tocó el turno a Wargaming Intereactive, con la llegada de World of Tanks para Xbox 360. Con este nuevo paso, Microsoft se suma también a la idea de llevar a los MMO’s de PC para las consolas de sobremesa.

Tras este comienzo tan fuerte, volvieron para atrás y comentaron las novedades sobre Xbox 360, anunciado una nueva versión de la consola y una mejora en la suscripción en Xbox Live Gold, que a partir de ahora regalarán juegos todos sus meses, emulando así a PlayStation Plus.

Microsoft seguía anunciado la llegada de juegos de las Third, y en esta ocasión era el turno de Namco Bandai con Dark Souls II, mostrando un tráiler de apenas segundos y tan anunciando la llegada a sus consolas. Hubo bastantes prisas por anunciar el próximo juego exclusivo, una nueva IP que llevaba algunas semanas ondeando por Internet y que ya se hacia realidad, Ryse: Son of Rome . La nueva creación de Crytek con una ambientación sorprendente en el antiguo Imperio Romano.

Microsoft seguía mostrando más con nuevas IP’s para su nueva máquina. En este instante de la conferencia le tocaría el turno a Killer Instinct, título que acompañara de salida a la consola con la promesa de ser un F2P, pero como ya os ha contado nuestro compañero Carlos, solo estará disponible con un personaje jugable, Jago. Sí queremos más… ya sabemos lo que toca, pasar por caja.

Nada más terminar por mostrarnos el regreso a las consolas de Killer Instinct, nos mostraban otra IP nueva, Sunset Overdrive, una historia muy gamberra y bizarra, donde podemos hacer locuras con todo lo que esté disponible, tanto es así, que las risas vertidas con este próximo título serán grandiosas.

Microsoft no tenía frenos en estos momentos, juego tras juego, no había tiempo para nada más, más juegos, a toda máquina. Entraba en escena Forza MotorSport 5 junto con el nuevo coche de carrera de McLaren. Nos mostraban un tráiler y un gameplay para Xbox One. Este nuevo título intentará rivalizar con su rival natural, Gran Turismo 6.

De este mismo punto hasta el final de la conferencia, Microsoft seguiría mostrando nuevas IP’s para su consola, alguna de ellas exclusivas. Sería el turno de los teaser tráiler de los juegos aún en desarrollo: Quantum Break, Crimsom Dragon, The Witcher 3: Wild Hunt, Halo 5, Dead Rising 3 y TitanFall. Completan el catálogo mostrado para Xbox One, y aunque alguno de ellos saldrán conjuntamente con la consola, otros tardarán un poco más en salir, pero han buscado ese equilibrio de obtener exclusivas y multiplataformas de buena calidad en los primeros días de vida de One.

La conferencia ya estaba llegando a su fin, y tan solo quedaba por conocer algunas especificaciones más, como el poder compartir y subir vídeos en la plataforma twitch al instante y desde la misma consola. Pocos minutos antes de terminar la conferencia nos ofrecieron un nuevo tráiler y gameplay de TitanFall, de los chicos de Respawn Entertaiment junto con EA y en exclusividad para Xbox One.

Por último y para despedir la conferencia, anunciaron el precio de salida de Xbox One: 499 dólares. Siendo sinceros, la conferencia mantuvo una linea muy buena, dando muchos juegos e IP’s nuevas.  Lo que sí es cierto es que podrían haber incluido más variedad, no tantos juegos de acción y sí un poco más de otros géneros. Lo que le ha pesado mucho a Microsoft a sido el tema de las DRM y la conectividad permanente, pero sin duda alguna,  junto con Sony, esta fue la mejor conferencia.