The-evil-within

Seguimos con el terror en esta tarde de viernes, ya que se acaban de desvelar los primeros detalles de la trama y las características principales de The Evil Within, la próxima locura de Shinji Mikami y Bethesda.

Os dejamos una transcripción al español de la noticia publicada por Gematsu, en la cual descubriremos que el juego de Mikami tiene una pintaca bárbara.

Historia

Cuando el detective Sebastian y su socio se dirigen a una escena del crimen, en la cual se han asesinado de forma brutal a varias personas, una fuerza maligna comienza a acecharles. Siendo testigos de como el resto de policías van muriendo uno a uno, Sebastian es atacado y queda inconsciente. Al despertar, el detective se encontrará en un mundo infestado por monstruos, donde tendrá que luchar contra ellos y con la locura de su compañero.

Características principales

  • Vuelta a las raíces del Survival Horror: Shinji Mikami vuelve al género que le hizo grande y retoma las características principales de los juegos de antaño: munición escasa, mezcla de terror y acción, y jugar con la ansiedad y el miedo del jugador cuando es llevado a su límite.
  • Trampas brutales y enemigos con puzles: En nuestra lucha por la supervivencia tendremos que enfrentarnos a un terror indescriptible, a crueles trampas y a astutos mecanismos. El jugador podrá morir fácilmente si cae en una trampa, aunque también podrá hacer uso de ellas para utilizarlas contra sus enemigos.
  • En un mundo inestable, no todos los horrores están al descubierto: El jugador es llevado hasta el extremo mientras el mundo se distorsiona y deforma a través de misteriosos horrores y el mal. Los escenarios del juego, como los pasillos, muros, puertas habitaciones, edificios e incluso la naturaleza se transformarán en tiempo real según las acciones que realice el jugador.
  • Una supernova de terror. A través de de exuberantes escenarios, personajes con personalidad y una historia brillante, los jugadores podrán ser transportados, voluntaria o involuntariamente, hacia la tensión y la ansiedad.

Fuente: Gematsu