Parece ser que no nos vamos a librar en la siguiente generación de los micropagos, ni contenido descargables, ni nada que nos libre a los jugadores de tener el acoso constante de pagar por todo. El siguiente juego en caer en la tentación a sido Destiny de Bungie y Activision. El director senior de la editora señala estar trabajando en modelos de pago y monetización para el nuevo juego de acción.

Destiny no será un free-to-play como algunos rumores decían, ya que será vendido en tiendas de forma tradicional y encima, si le añadimos esto, menos tendrá de free-to-play. Vamos que ni con agua hirviendo vamos a librarnos de esta nueva moda de las compañías, ni en esta, ni en la siguiente generación de máquinas.