Si hay un par de sagas del universo Nintendo que podría funcionar en la gran pantalla, esas son sin lugar a dudas las basadas en The Legend of Zelda y Metroid. Esta última estuvo a punto de tener su propia película, tanto que incluso hubo conversaciones con Nintendo para llevarla a cabo y se iba a ocupar de ello el mismísimo John Woo, un experto en las películas de acción.

¿Qué pasó para que esta maravillosa saga no llegara a la gran pantalla? Pues que la lamentable experiencia vivida por la compañía de Kioto con la película de Super Mario Bros y el pasado de Samus Aran fueron un escollo imposible de solventar. El productor, Brad Foxhoven, se lo ha explicado a IGN en una reciente entrevista.

«Nintendo estaba realmente decepcionada por la película de Super Mario Bros, pero pensaban que con John Woo estarían en mejores manos. Nuestro máximo desafio fue que Nintendo aprendió con Super Mario a aferrarse a sus sagas con mucha más fuerza, limitando la colaboración cuando intentamos trasladar el universo Metroid a la gran pantalla. Todo nuestro tiempo de desarrollo fue utilizado explorando el mundo de Metroid, y viendo qué podíamos y qué no podíamos hacer con él.»

Pero el momento delicado llegó cuando el estudio comenzó a realizar preguntas sobre el pasado de Samus, comenzando a formular preguntas que Nintendo jamás se había planteado. «¿Qué harán cuando ellos no estén luchando? ¿Cuál es su día a día y la relación entre ellos? A Nintendo le gustó la pregunta, pero no habían pensado en ello antes, y últimamente no tenían muchas respuestas. Finalmente, ellos se sintieron incomodos con nuestro equipo cuando ellos comenzaron a proponer esas respuestas.»

Algunos años después de que el proyecto fracasara, Nintendo dio algunas de esas respuestas con Metroid: Other M, un juego que exploraba el pasado de Samus Aran y le creaba un vínculo con algunos personajes.

Fuente: Kotaku