El pasado Halloween os enseñé una calabaza consola para jugar al Tetris y os dije que sería difícil de superar el nivel freak: pues bien, en solo un par de días he conseguido encontrar algo superior. Se trata de los condones Tetris, que nos enseñan que cuando tienes una pieza alargada y un hueco donde meterla, ¡triunfas!

Fuente: geekologie