Parece que Ubisoft ha puesto toda la carne en el asador para esta entrega de su franquicia de asesinos, la más grande a nivel de mapa y más completa a nivel de misiones secundarias. Este Assassin’s Creed 3 es todo lo que se espera de él, el conjunto de todo lo aprendido en anteriores entregas con infinidad de misiones secundarias, un potente sistema de economía muy vinculado a dichas misiones secundarias y un montón de territorio para explorar.Y aunque el título divierte y es notable en todo lo que propone, da la sensación de que el querer una entrega anual ha llegado a agotar un poco la fórmula y empañado un resultado final que podría haber sido sobresaliente con algunos meses más de desarrollo. Pero vayamos por partes.

 

Un nuevo continente por explorar

A nivel jugable nos encontramos con el mejor Assassin’s Creed de todos gracias a su inmenso mapeado y a todas las opciones que nos ofrece. El mapa está claramente diferenciado entre zona urbana y zona rural, y cada una tendrá sus misiones y sus mecánicas.

Hablemos primero de las zonas urbanas, esas donde Assassin’s Creed siempre ha sido un referente. A pesar de que la arquitectura colonial americana no es tan vistosa cómo el Renacimiento italiano, las recreaciones de Boston y Nueva York siguen siendo magníficas y toda una lección de Historia. Las ciudades están más vivas que nunca, con el mayor número de habitantes en pantalla hasta la fecha, cada uno con sus propias rutinas e inteligencias artificiales. Junto a los ciudadanos se han incluido por primera vez un buen número de animales que campan a sus anchas por las calles. Dichas ciudades serán el marco perfecto para el mayor número de misiones secundarias introducidas en la franquicia hasta la fecha e irán desde liberar barrios o controlar fuertes militares hasta recolectar páginas de los almanaques de Benjamin Franklin o ayudar a ciudadanos en apuros. Sin embargo, todas estas bondades se ven un poco empañadas con los bugs inevitables que sufre el juego, y es que la carga de memoria es tan grande que el popping es más acusado que en otras entregas, la línea de horizonte se ha recortado de manera considerable y se ha tenido que usar la niebla más de lo deseado. Aunque debemos decir que estás “limitaciones” no impiden disfrutar del juego en absoluto.

 

 

Con respeto al resto de bugs que se han ido publicando en Internet desde su lanzamiento he de decir que en todas las horas de juego no he encontrado nada que me haya impedido continuar la aventura, quizás ha sido suerte, que lo he jugado en PS3 (que es la versión más limpia) o que el primer parche que está disponible soluciona un buen número de errores. De todas formas la semana que viene Ubisoft lanzará un nuevo parche para corregir un buen número de bugs, parche que promete ser inmenso y cuyas especificaciones las podéis encontrar aquí.

La otra zona del mapa en que se divide Assassin’s Creed 3 es la zona rural, conocida como La Frontera, y es en ella donde reside una de las mayores novedades del título. Por primera vez en la saga nos encontramos ante un mundo vivo, inhóspito y salvaje y que acaba siendo la mejor recreación de una naturaleza viva desde Red Dead Redemption. El tamaño de La Frontera es inmenso, casi el doble de lo que era la Roma de Assassin’s Creed La Hermandad, y con infinidad de cosas que hacer. En La Frontera cambiaremos los tejados y las paredes de ladrillo por árboles y acantilados. Connor se moverá con la misma soltura en la naturaleza que en la gran ciudad, haciendo parkour extremo entre las ramas de los bosques de la América nativa y escalando escarpadas paredes de roca.

Una de las principales actividades que llevaremos a cabo en la naturaleza será la de cazar animales salvajes. La Frontera está dividida en varias zonas, cada una con su propia fauna que deberemos de cazar para desarrollar nuestra economía, pero no podremos cazarlos de cualquier forma, ya que si no queremos estropear su piel y que pierda valor en el mercado deberemos usar varios tipos de trampas y acercarnos de manera silenciosa a los animales, ya que un enfrentamiento directo hará que la sangre estropee el botín final. Como habíamos dicho, la caza estará fuertemente relacionada con el sistema de economía ya que, cuanto más cacemos, más recursos tendremos para poder crear nuevos objetos que podremos vender o usar. Dichos objetos se fabricarán en nuestra hacienda, que hará las veces de nuestro cuartel general y que a su vez deberemos de mejorar contratando trabajadores y artesanos.

 

 

Además de la caza, en La Frontera estarán apostadas varias asociaciones de cazadores, para los cuales tendremos que hacer pequeñas misiones o minijuegos como, por ejemplo, correr 100 metros por las copas de los árboles. Dichas asociaciones de caza serán el equivalente a los gremios de las anteriores entregas.

Como hemos dicho, La Frontera es una recreación magnífica de un mundo vivo, y para ayudar a recrear dicha sensación, disfrutaremos durante la partida del paso del tiempo y las estaciones con todo lo que esto supondrá en la jugabilidad, es decir, no será lo mismo correr por la pradera durante la Primavera que en el Invierno con la nieve llegando a la cintura.

Otra de las grandes novedades del juego son las batallas navales. Estas suponen un cambio de aires de lo más interesante. Mediante misiones secundarias en alta mar nos pondremos al timón de nuestro barco al que dirigiremos, cambiaremos la velocidad según las velas y el viento y ordenaremos disparar sus cañones. A pesar del tamaño de la nave, el control es muy intuitivo y sencillo y no tendremos problemas para hacernos a los controles; y por supuesto, también podremos mejorar nuestro barco instalando mejoras como cañones más potentes o un mascarón más resistente, entre otras.

 

 

Nuevos y viejos conocidos

Connor será el asesino protagonista de esta entrega. De madre india y padre colono, empezaremos a controlarlo desde su infancia y veremos como va creciendo y desarrollándose según la trama. Trama que, si es toda una lección de historia americana y está perfectamente hilvanada con la ficción del juego, peca de un comienzo bastante lento y pesado, y es que, sin revelar ningún spoiler, desde que empezamos el juego hasta que nos ponemos nuestro traje de asesino pueden pasar unas cuantas horas de juego.

 

 

Todas las animaciones de Connor son nuevas y el sistema de combate se ha rehecho de cabo a rabo, volviéndose más sencillo y directo con los botones de ataque y contraataque. El arsenal también se ha incrementado y junto a las clásicas hoja oculta, espada, cuchillo y arma de fuego, ahora dispondremos de un tomahawk, un arco y una especie de arpón con el que colgar a nuestros enemigos. Como decíamos el sistema de combate es nuevo con respecto a las anteriores entregas y ahora veremos a Connor hacer infinidad de nuevos movimientos para llevar a cabo sus ataques y ejecuciones, a cada cual más espectacular.

Junto a Connor, seguiremos controlando a Desmond en el tiempo presente y hemos de remarcar lo bien implementadas que están sus misiones en la aventura. Afortunadamente se han olvidado del tedioso sistema estrenado en Assassin’s Creed Revelations con Desmond para traernos misiones igual de divertidas que las que realizamos a través del Animus.

Assassin’s Creed 3 nos dará horas de diversión ya que, junto a todas las misiones secundarias el juego puede llegar a durarnos entre 25 y 30 horas, y aunque solo realizáramos las misiones principales no llegaríamos a aburrirnos ya que estás son muy variadas; tendremos misiones de infiltración pura y dura en la que tendremos que matar a nuestro objetivo prioritario y mantener al mínimo las bajas secundarias (siempre actuando de manera discreta), misiones ambientadas en mitad de una batalla campal, de seguir a un objetivo o de persecuciones y enfrentamientos abiertos. Y por si todo esto fuera poco siempre que nos cansemos de tanta acción podremos encontrar por todo el mapa tabernas en donde podremos disfrutar de adictivos juegos de tablero como las damas o juegos que, presumiblemente, se jugaban en aquella época.

 

 

Y hablando de la época, no podemos dejar de remarcar el grandioso trabajo realizado por Ubisoft Montreal. La recreación de las ciudades es magistral, y se seguirá manteniendo la particular enciclopedia de edificios, lugares y personajes históricos con la que podríamos echar horas leyendo y aprendiendo sobre la Revolución Americana y sus protagonistas. La Historia, siendo una recreación de los hechos más importantes que ocurrieron entre 1775 y 1783, se fusiona con la trama del juego de manera perfecta. Y todo ello con un notable trabajo de doblaje a nuestro idioma.

 

Un multijugador diferente

Como viene siendo habitual en las 2 últimas entregas, el juego contará con su característico modo online el que seremos cazador y presa al mismo tiempo. Se conservan todos los modos de juego de los anteriores como el clásico Todos contra Todos en el que tendremos que matar a nuestro objetivo y evitar que nuestro perseguidor acabe con nosotros con todos los medios a nuestros alcance, o el modo por equipos entre otros. A los modos conocidos se añaden 2: Dominación en el que nos dividiremos por equipos y nuestra misión será controlar distintas partes del mapa y Manada de Lobos, en el que formaremos equipos de 4 personas para enfrentarnos a la IA en una caza frenética de objetivos.

Por supuesto seguiremos teniendo varios perfiles en los que equipar las diferentes mejoras (o perks) y que se adaptarán perfectamente a nuestro estilo de juego, ya sea ofensivo o defensivo. Además, de nuevo podremos personalizar a nuestros personajes del multijugador con distintos atuendos y variaciones en sus apariencias para hacerlos más vistosos.

 

 

Conclusiones finales 

Hace mucho que Assassin’s Creed está entre nosotros, en cada nueva entrega han ido aportando cosas nuevas, filtrado y quedándose con las mejores, con lo que realmente funcionaba, lo han fusionado todo, le han añadido barcos y el resultado es el mejor Assassin’s Creed hasta la fecha. La trama original, la historia de Desmond y su búsqueda hace tiempo que quedó empañada por la adictiva jugabilidad del título, por la diversión que ofrece el ir saltando de edificio en edificio (o de árbol en árbol) y por la perfecta combinación entre misiones de acción directa y misiones de infiltración. Si eres un fan de la saga el juego te encantará, si nunca has tocado un Assassin’s Creed la tercera entrega puede ser la manera más brillante de empezar y engancharte. Es un juego divertido, con una buena trama, muy completo y bonito de jugar, con un mundo vivo por descubrir y que nos proporcionará horas y horas de variada diversión.

 

A favor

  • La magnífica ambientación y recreación de la Historia
  • La cantidad de misiones secundarias
  • Las nuevas animaciones de combate y el sistema de economía
En contra
  • Lo lento que empieza
  • Los bugs y las limitaciones gráficas
NOTA