Star-T Magazine Books acaba de presentar el segundo volúmen de Ocho Quilates: La edad de oro del software español, cuyo autor Jaume Esteve ha podido ver realizado gracias al crowdfunding, financiando la obra a través de particulares.

Este segundo volumen está centrado en la explosión del videojuego en España, que tiene lugar en 1987, y que lo hace, en gran medida, por una bajada de precios promovida por ERBE e inducida por culpa de la piratería, que suponía casi el 90% de las copias que circulaban por nuestro país.

Las desarrolladoras españolas empiezan a facturar números de verdad como Dinamic (más de cien millones de pesetas gracias a exitazos como el polémico Fernando Martín o Game Over), Opera asaltó el mercado con Livingstone, Supongo y nació un nuevo estudio, Topo Soft, bajo el paraguas de ERBE, que también quería meterse en el mundo de la producción y con el que lanzó joyas como Desperado o Mad Mix Game.

1987 fue, además, el año de La Abadía del Crimen. Considerado para muchos nostálgicos como el mejor juego español de todos los tiempos, era la versión no oficial de El Nombre de la Rosa, de Umberto Eco. Juego incomprendido en su momento, supuso la obra cumbre de uno de los mejores programadores de esa generación, el tristemente desaparecido Paco Menéndez.

El videojuego español, que había vivido unos años de opulencia después de la bajada de precios, cae en picado a finales de la década y principios de la siguiente y no sabe adaptarse al futuro, personificado por Super Nintendo y Mega Drive. Fueron un portazo en la cara para Dinamic, Topo, Opera o Made in Spain. Muchos estudios desaparecieron y otros se reinventaron, pero lo que dejaron para siempre es el legado que, por primera vez, recoge los dos volúmenes de Ocho Quilates.

Si queréis adquirir este o el primer volumen de la colección, tan solo tenéis que entrar en su página oficial.