El mundo de las competiciones está lleno de fraudes. Y los campeonatos de videojuegos no se libran tampoco se libran de esta lacra. Eso es justo lo que ha sucedido durante la final del torneo oficial de League of Legends: Los dos equipos finalistas fueron descalificados al constatarse que habían acordado repartirse el dinero del premio, pasase lo que pasase durante el combate. Así lo ha informado la Major League Gaming.

Los dos equipos, Curse NA y Team Dignitas ya dieron señales de un comportamiento extraño desde el principio, puesto que optaron por jugar de forma ARAM (All Random, All Middle). Esta modalidad tan aleatoria es algo pocas veces visto en competiciones oficiales debido a su ineficacia.

Poco más tarde se descubriría la verdad: la idea de ambos equipos era repartirse los 40.000 dólares del premio, algo que está en contra del código oficial de conducta de la competición. Ese es el motivo por el que han sido descalificados y se ha decidido dar el premio a los equipos tercero y cuarto.

Ambos equipos descalificados ya han pedido perdón a través de Twitter.