Una grata sorpresa

Desde que el XCOM Enemy Unknown original llegó a nuestros PCs allá por el año 1994 han pasado la friolera de 18 años, tiempo en el que la saga se ha nutrido de un gran número de títulos más, aunque casi todos ellos olvidables.  Los fans de la saga, entre los que irremediablemente me incluyo, habíamos aceptado que lo máximo que podíamos esperar de futuros títulos serían subproductos de baja calidad, hasta que 2K pilló el toro por los cuernos y anunció  XCOM Enemy Unknown, una reimaginación del clásico que os puedo asegurar ha sido la gran sorpresa personal de toda la Gamescom y que sin duda va a ser el tapado del 2012 (Borderlands 2, NBA 2K13, XCOM.… menudo final de año el de 2K).

Pero vayamos por partes y no dejemos que mi vena más entusiasta invada estas impresiones. La presentación de 2K Games se ha dividido en dos partes: primero nos han enseñado el juego, con Garth DeAngelis como maestro de ceremonias, y después hemos podido probarlo. En la presentación, DeAngelis nos ha comentado que XCOM Enemy Unknown es un juego de consecuencias y elecciones, ya que por ejemplo si un soldado se muere en la batalla no habrá continuaciones ni vidas extras para él.

Dividido en dos partes esenciales como son batalla por turnos y gestiónXCOM Enemy Unknown nos hará enfrentarnos a alienígenas que nos superarán ampliamente tanto ofensiva como defensivamente. Si conseguimos ganar una batalla recogeremos los cadáveres de aliens o bien los capturaremos inconscientes para estudiarlos, llevándonos también las armas y tecnología para hacer evolucionar la nuestra.

Una de las novedades principales que tendrá esta reimaginación del clásico es el modo multijugador. En él, cada jugador tendrá 10.000 puntos para comprar armas, equipamientos y unidades con los que enfrentarse al otro. En él se podrán combinar soldados humanos y aliens para realizar nuestra formación, por lo que nuestras posibilidades en él serán amplias.

 

 

Revelación jugable

Reconozco que cuando vi los vídeos de XCOM Enemy Unknown se sembró una duda en mi interior: ¿conseguirá llegar a los niveles de los dos primeros juegos? Pues bien, después de haberlo probado puedo decir que no he encontrado ni un solo punto negro en el título de 2K, transformándose de un plumazo en el mejor título de estrategia por turnos que haya jugado jamás.

Para empezar, comentaros que el juego será asequible a todo tipo de jugadores, contando con varios niveles de dificultad: fácil, normal, clásico e imposible. De esta manera, se contentará tanto a los estrategas más exigentes, como a los principiantes. 2K no se ha contentado con ofrecernos un juego a la altura, si no que también lo ha plagado de guiños clásicos al juego original, siendo los más destacados la vuelta de los aliens clásicos y los sectoides.

Justo antes de comenzar a jugar, nos deleitaron con un video introductorio de la campaña, la cual comienza en Munich, Alemania. Nuestro objetivo es localizar a un equipo de reconocimiento alemán y encontrar unos objetos extraterrestres hallados en la zona. Una vez puestos en acción, comprobamos como el control en consola es sumamente preciso, algo extrañísimo de encontrar en el género de estrategia fuera del PC. Con el pad izquierdo marcamos el movimiento y con A confirmamos (nosotros probamos la versión de Xbox 360). A su vez, nos encontramos con una zona azul que marca el radio de movimiento. Por otra parte, con el pad derecho podemos cambiar la cámara y amoldarla a nuestro gusto, teniendo así una perspectiva estupenda de lo que ocurre en todo momento.

Comenzamos manejando a un soldado y lo primero que vemos es que las unidades pueden moverse dos veces por turno, al contrario de lo que ocurre en otros juegos del género. También podremos sacrificar dos turnos de una sola tirada gracias al dashing, un movimiento especial introducido en la franquicia que nos permite cubrir así más distancia. La interfaz básica a su vez nos permite observar varias cosas: que cada turno se indica en una pequeña bandera bajo el indicador de vida y que hay un icono al lado de la vida con forma de escudo. Este se verá lleno o vacío dependiendo de la cobertura que tengamos. Precisamente las coberturas jugarán un papel fundamental en el título, ya que nos ofrecerán un resguardo contra el fuego enemigo pero sin ser indestructibles, ya que todo el escenario se verá afectado por las metrallas y las explosiones. Además, al entrar en lugares como los edificios podremos hacerlo de una forma muy realista y espectacular, rompiendo puertas y ventanas para refugiarnos del fuego exterior o sorprender al enemigo que está atrincherado dentro.

A través del botón RT podemos elegir que acción realizar, pudiendo disparar, cubrirnos, quedarnos alerta para disparar en cuanto veamos al enemigo… Y por otra parte, los botones LB y LR sirven para cambiar rápidamente entre unidades. Cada acción que realicemos consumirán un turno de juego, por lo que tendremos que ser cuidadosos al movernos y estar seguros de que la decisión que vayamos a tomar sea la correcta, ya que de lo contrario quedaremos totalmente vendidos. Una vez metidos de lleno en el combate, veremos como aparecen los porcentajes de éxito de disparo encima del enemigo cuando le apuntamos, junto con su vida y cobertura.

También pudimos observar que, al menos durante la campaña, saltarán secuencias de vídeo en mitad de las batallas y los personajes hablarán para informarnos de determinados acontecimientos. No os preocupéis, no se hace nada pesado, y como os decimos, es algo que solo aparecerá en el modo campaña.

Ya os hemos hablado a grandes rasgos del manejo del título, ¿pero cómo comienza una partida de XCOM Enemy Unknown? Muy fácil, en primer lugar construimos nuestra base poniéndola en un punto determinado del planeta. Tendremos una visión lateral en lugar de aérea. Podremos hacer zoom en cualquiera de las instalaciones, y en estos momentos el tiempo correrá en tiempo real. Tenemos un asistente que nos avisará de las cosas que más nos urgen y de los problemas en la base. En la base encontramos diferentes apartados dedicados a la investigación, ingeniería, barracones, hangar y situación de la sala.

Por ejemplo, en los barracones, como es obvio, podremos contratar a los soldados, ponerles nombre y nacionalidad. Cada miembro de nuestro ejército podrá aumentar sus habilidades después del combate. Allí no solo aprenderá nuevas capacidades en un entrenamiento que será el que nos indiquen sus mejores características, sino que también podremos personalizar su apariencia y añadirle equipamiento y armas.

Por último, cada vez que la tierra reciba un ataque se nos indicará en el mapa del globo terráqueo de la sala principal, como la que pudimos probar sobre una serie de misteriosas abducciones en Beijing, China. El resto de las misiones intuimos que irán en la misma dirección que el primer juego, con Ovnis estrellados que habrá que recuperar o momentos de defender la base de un ataque alien. Podrán aparecer varias misiones de forma simultánea en todo el mundo, por lo que si no tenemos suficientes escuadrones para enviar, tendremos que elegir la que más nos convenga según las estadísticas de nivel de pánico, dificultad y recompensa por ganar. Si no  acudimos a alguna misión los extraterrestres habrán sembrado el caos en el planeta, y los gobiernos de los países afectados disminuirán o nos retirarán sus fondos, algo imprescindible para mantener nuestra base y personal.

Como podéis comprobar, XCOM Enemy Unknown nos ha encantado, convirtiéndose en uno de los mejores juegos presentados en la feria, y afianzando a 2K como una de las compañías con el mejor catálogo del año. Ojo con el juego ya que va a ser de forma indiscutible el tapado del año, por lo que no os extrañe comenzar a ver excelentes notas en los análisis de los medios.