Pac-Man siempre había sido caracterizado por ser un ser bonachón, hecho que le permitió lanzar su propia línea de merchandising, hacer música pop y que varios empresarios usaran su imagen para el logotipo de sus negocios. 

Lo que no sabíamos es que la mascota de Namco-Bandai tiene una cara oculta, y es que se dedica a perseguir y a devorar a seres humanos que tiene como sujetos de prueba en un almacén abandonado. Desconocemos si los pobres hombres han sido elegidos al azar o bien son los ya mentados empresarios, que al no haber pagado derechos de autor van a recibir el castigo de Pac-Man, pero lo cierto es que las escenas mostradas dan para respetar a la bolita amarilla del Waka Waka.

{youtube}tNfsBvA9IX4?hd=1{/youtube}