Ayer por la tarde tuvimos la oportunidad de conocer nuevos detalles de Max Payne 3, el esperado juego de acción en tercera persona de Rockstar Games, en una presentación celebrada en Barcelona. En esta demostración de una hora de duración hemos podido comprobar lo bien que luce el juego en movimiento de la mano de un miembro del equipo de la compañía norteamericana , quien ha recorrido uno de los primeros niveles del juego mientras nos iba comentando varios detalles en profundidad.

Esta nueva aventura llevará a Max a la abrumadora y excitante ciudad de Sao Paulo, donde nuestro protagonista trabaja de guardaespaldas para una acaudalada familia local. El argumento girará en torno a un suceso clave: el secuestro de la exuberante  mujer de Rodrigo Branco, el cabeza de familia para quien trabaja Max. No os preocupéis, pues este articulo NO contiene spoilers que puedan estropearos la trama. Para completar nuestra misión, tendremos que enfrentarnos a las bandas que proliferan por las favelhas, a mercenarios de extrema derecha y demás matones que no dudarán en volarnos la tapa de los sesos si vacilamos un segundo. Y es que aunque Max es un tipo duro y contará con algún aliado, no va a ser nada fácil salir victoriosos entre tanta lluvia de balas, por mucho “bullet time” que tengamos.

Lo que está claro es que Max Payne 3 es un producto muy trabajado y al que Rockstar está mimando con cariño. Es una producción ambiciosa y espectacular, en la que cada detalle contribuye a la hora de ofrecerle al jugador una experiencia singular: introducirnos en la historia propia de una película de acción en la que se combinan las escenas cinemáticas con las jugables de una manera casi imperceptible. Y todo ello con un acabado visual asombroso y unas físicas realistas. Tras el salto os contamos en detalle todo lo que hemos visto y descubierto en la presentación. Pero créenos: el juego promete, y mucho.

La parte principal de la demostración se ha desarrollado en los inicios de la aventura de Max en Brasil. Acompañados por un policia local controlado por la IA, nos encontramos en un estadio de fútbol enorme en el que perseguiremos a un grupo de terroristas por motivos que prefiero no desvelar para evitar spoilers. La primera impresión es que el juego luce espectacularmente bien. Tanto el nivel de detalle en los interiores como exteriores del estadio es muy elevado y el motor gráfico se muestra muy sólido en todo momento. Rockstar ha hecho especial hincapié en que esto permite que la transición entre las escenas cinemáticas en las que se desarrolla la historia y los momentos de acción en las que tomamos el control de Max sean muy fluidas. Y la verdad es que es cierto. Casi sin darnos cuenta pasaremos de una a otra, sin tiempos de cargas y con una fluidez asombrosa. Está será sin duda la marca de identidad de Max Payne 3, pues jugar a él será una sucesión constante de escenas cinemáticas y partes jugables, por lo que se ha cuidado al máximo.

Otro de los puntos de los que Rockstar presume especialmente es de la fluidez y naturalidad de los movimientos de Max y del resto de personajes. Se han realizado multitud de capturas de movimiento y éstas no se usarán solo para las escenas cinemáticas, sino que se emplean también para el movimiento de Max cuando seamos nosotros quienes le controlemos. Acciones como subir unas escaleras o moverse mientras disparamos se han representado de manera muy realisa gracias al uso de una nueva tecnología que introduce como decimos parte de la captura de movimientos para el control directo. Max pisa fuerte y con decisión, flexiona los tobillos cuando es necesario, balancea el cuerpo… todo de manera muy natural. Interactuar con el escenario disparando a todo lo que queramos o tropezar con obstáculos por el camino será también posible, contribuyendo a aumentar esa sensación de realismo que pretende proporcionar el juego.

Eso sí, esto es Max Payne y también hay tiempo para el showtime. ¡Y menudo espectáctulo! Y es que este tecer capítulo saga conserva los detalles de indentidad que la han hecho tan popular. Así pues, el uso del bullet time (tiempo bala) volverá a ser una constante (y gestionarlo de forma inteligente será crítico para sobrevivir), junto a los disparos en salto y/o a dos manos. No faltarán detalles como que la vida de Max se sigue indicando con su silueta; el tener que buscar y acumular medicinas para curarnos; o que mientras jugamos iremos escuchando las reflexiones mentales de Max, que nos servirán para comprender su forma de pensar e identificarnos mucho más con él. Por cierto, el juego llegará con voces en inglés y con subtítulos en castellano. Y aunque la compañía ha tenido la deferencia de evitar partes clave de la trama para no estropearnos sorpresas a nosotros tampoco, sí hemos visto que Max volverá al pasado en algunos momentos de la historia a través de flashbacks que le llevarán a Nueva York. Estos momentos también se integrarán perfectamente en ese binomio acción-cinemáticas que os comentábamos, y nos permitirán conocer por qué ha acabado Max trabajando en Brasil.

La demostración que hemos visto estaba jugándose en modo normal y con apuntado manual. Esa es, según Rockstar, la configuración ideal para disfrutar de la experiencia de Max Payne 3. Completar el juego no va a ser un paseo ni mucho menos, pues el juego pretende ser realista. La IA de los enemigos parece haberse cuidado mucho y éstos no dudarán en flanquearnos siempre que puedan o aprovechar coberturas de sus aliados para sorprendernos. Y aunque sí es cierto que dispondremos del tiempo bala como el gran aliado fundamental para sobrevivir, esta ventaja no será suficiente, pues los enemigos serán muchos y si nos cogen desprevenidos acabarán con nosotros rápidamente. Nos han confirmado que habrá dos niveles de dificultad por debajo del medio y otros dos por encima, con lo que todos los jugadores podrán adaptar el juego a sus preferencias personales y disfrutar la expeirencia. En cuanto al sistema de disparo, también se podrá optar por uno semi-automático y por uno completamente automático, por lo que los menos duchos en puntería no sufrirán demasiado en este sentido.

Las armas serán, como no, protagonistas a lo largo de la aventura y han sido diseñadas con un gran nivel de detalle. Max Payne 3 busca ser como decimos, un juego realista, por lo queno podremos ir armados hasta los dientes sacando rifles y pistolas de un bolsillo mágico como si fuéramos Doraemon. Max podrá llevar un arma en su bandolera izquiera, otra en la derecha, y un arma en cada mano, como por ejemplo dos pistolas. Aunque si utilizamos un arma de gran calibre que requiera de ambas manos, como una escopeta, habrá que dejar las pistolas. Además, la munición no será infinita, por lo que deberemos ir buscando más por el escenario e inspeccionar a los enemigos abatidos para poder rellenar los cargadores. La física de las balas es dinámica e inteligente, y se tienen en cuenta elementos como la trayectoria, el ángulo, la distancia de disparo o el tipo de bala a la hora de determinar los efectos de impacto. Hemos podido también comprobar la espectacularidad de las cámaras de “muerte final”, las cuales mostrarán una escena especial del disparo con el que tumbemos al último enemigo. Éstas serán también dinámicas en función de los elementos que acabamos de enumerar y  hasta podrán ralentizarse a nuestro gusto.

A parte de ver el escenario del campo de futbol, Rockstar nos han mostrado otro muy diferente: el de las favelhas de Sao Paulo, la zona más humilde y peligrosa de la gran urbe brasileña. La ambientación es verdaderamente espectacular: niños jugando a futbol en la calle, casas medio en ruinas, grafitis y suciedad por doquier… y el pobre Max será el perfecto pardillo americano en medio del peligro. Sin hablar ni papa de portugués y en medio de tan poco hospitalario barrio, los delincuentes locales creen que Max será una víctima fácil… hasta que comprueben de lo que es capaz este yankee con malas pulgas en cuanto se haga con tan solo una pistola.

Respecto al modo multijugador, aunque no lo hemos visto en movimiento, sí hemos podido aclarar una serie de detalles interesantes. En cuanto al uso de bullet time simultáneo entre varios usuarios a la vez,  éste será posible y se basará en los campos de visión. Es decir, cuando un jugador active su tiempo bala, todos los jugadores que le estén viendo a él, por muy lejos que estén, entrarán también en tiempo bala; por ello, aunque estemos al lado del jugador que lo ha activado, si estamos de espaldas al mismo y no nos vemos mutuamente, no entraremos en su tiempo bala. Es decir, el sistema se basa en los respectivos ángulos de visión y no en distancias. Tiene su lógica y parece muy bien diseñado, aunque habrá que ver qué tal se ha implementado y cómo se comporta jugando en línea a la hora de la verdad. Rockstar ha destacado además que el juego dispondrá de un sistema de penalizaciones para los usuarios que abandonen una partida online cuando estén perdiendo, y que se hará uso de un sistema inteligente para reducir el tamaño del mapeado automáticamente cuando queden menos de 9 personas en un escenario.

Antes de acabar esta entrada especial, repasaremos en formato breve otras características que también son interesantes y hemos conocido hoy:

  • El juego dispondrá de algunos logros y trofeos asociados a cada nivel de dificultad y de otros que nos obligarán a inspeccionar los escenarios al detalle en busca de objetos coleccionables
  • La demo se estaba ejecutando sobre una Xbox 360, pero la compañía no ha confirmado para qué plataforma se ha desarrollado específicamente el juego (llegará también a PS3 y PC)
  • La versión para PC no será un port de la de consolas, sino que se ha desarrlloado específicamente para compatibles de forma paralela
  • No se sabe la proporción de tiempo de juego y escenas cinemáticas, pero nos han asegurado que la duración de Max Payne 3 será adecuada y satisfactoria

En resumen, Rockstar presume de haber creado un juego que combina equilibradamente la espectacularidad de la acción genuina de todo Max Payne (tiempo bala, disaparos en salto y a dos manos) con unas físicas muy realistas. Si a la fórmula añadimos el elevado nivel técnico del que hace gala el título, todo apunta a que nos encontramos ante un verdadero juegazo. Personalmente me preocupa el cómo afectará a la jugabilidad una interacción constante con tantas escenas cinemáticas, si bien es cierto que la transición entre éstas y los momentos jugables es instantánea. Además, la compañía asegura que será mejor no soltar el mando, puesto que en cualquier momento podremos volver a entrar en acción. Sinceramente, estamos impacientes y desando poder comprobar todo lo que dan de sí las numerosas bondades de las que parece que va a poder presumir Max Payne 3. La respuesta definitiva os la daremos en el análisis que le dediquemos al juego dentro de unos días. Pero toda indica que nos espera una aventura increíble en Sao Paulo.

Os recordamos que Max Payne 3  llegará a Xbox 360 y PlayStation 3 el 15 de mayo a Norteamérica y el 18 mayo de 2012 a Europa en dos versiones, normal y coleccionista. Por su parte, la versión para PC llegará algo más tarde, teniendo como fecha de salida el 29 de mayo en Norteamérica y el 1 de junio en Europa.

Aprovechamos para agradecer a Rockstar que nos haya invitado a la demostración, así como a sus compañeros de 2K Games, quienes nos hablarán del shooter en tercera persona Spec Ops: The Line dentro de unas horas en otra presentación.