Hace ya unos meses que viene anunciándose en la eShop de Nintendo 3DS un juego de minigolf con muy buena pinta. Se trata de Fun! Fun! Minigolf Touch! y ya podéis encontrarlo al precio redondo de 5 euros.

Se trata de la última obra de la desarrolladora alemana Shin’en, la cual ha sido una de las empresas destacadas en los últimos años dentro de las plataformas de Nintendo. Si Iridion 3D fue su primera obra brillante, con la llegada de Nintendo DS esta compañía se ganó por completo el reconocimiento de los fans con Nanostray. Desde entonces han hecho muchos juegos, siendo los últimos años los más prolíficos con producciones de reconocido buen hacer técnico y calidad jugable, como Art of Balance, Fast Racing League o Jet Rocket, los tres para Wiiware.

Es importante destacar que, pese a que es resulta tentador compararlo de entrada con Everybody’s Golf –pues hay algunas similitudes entre ambos- a la hora de controlarlo la diferencia entre los dos juegos es abismal. El juego que nos ocupa es mucho más sencillo, los elementos a desbloquear son mucho más limitados y no encontraremos diferentes habilidades por personaje ni podrán mejorarse. De este modo, terminarlo se basará simplemente en jugarlo una y otra vez, experiencia que resultará sin duda entretenida.

Primeros pasos y Modos de juego

Empezamos el análisis repasando las principales características que nos ofrece este juego de minigolf de la eShop. En Fun! Fun! Minigolf Touch! encontraremos 81 hoyos con gráficos 3D, los cuales podremos recorrer con nuestros propios Miis o creando un nuevo personaje. A nivel de jugabilidad, la cual analizaremos posteriormente con mayor profundidad, conviene destacar que el juego ofrece la posibilidad de usar tanto los controles táctiles como los botones tradicionales, o bien una combinación de ambos. Desafortunadamente, no hay posibilidad de jugar online contra otros compañeros, una verdadera lástima.

Lo primero que hay que hacer es crear un personaje y una partida. Al principio no podremos jugar con los Miis, opción que habrá que desbloquear ganando dinero al jugar. Una vez elegido un personaje, hay que personalizar su ropa. En este caso, todas las prendas y colores sí están disponibles desde un principio Al contrario que en Everybody’s Golf y tal y como comentábamos en la introducción, aquí no hay ropas especiales que mejoren las habilidades del personaje, ni palos o bolas especiales.

Ahora ya estamos listos para elegir uno de los tres modos de juego disponibles: Copa, Tiro Acrobático y la “Tienda”. En Copa” podremos disputar los torneos de América, Europa y Asia. Estos dos últimos habrá que desbloquearlos ganando monedas que gastaremos en la Tienda. En cada una de estas Copas hay tres niveles (fácil, medio y difícil), los cuales también habrá que desbloquear mediante monedas. Estas Copas consisten en una serie de hoyos que habrá que superar y que nos proporcionarán más o menos monedas de recompensa según consigas hacer un Eagle, Par o Bogey, por ejemplo.  El juego guarda nuestro récord en cada copa y dificultad, por lo que siempre puedes volver a intentarlo para intentar conseguir más dinero. Es importante destacar que puedes conseguir monedas hasta haciendo un doble-bogey, por lo puede resultar algo fácil llegar a desbloquear todos los elementos del juego. El Tiro Acrobático consiste en una serie de campos con monedas esparcidas. Hay que lograr conseguir golpear con la bola el mayor número de monedas. Si las consigues todas ganaremos un premio al final. Los diferentes campos de tiro acrobático se desbloquean con monedas, así como la posibilidad de tener más tiros u oportunidades.

Recaudar fondos es el principal y único objetivo de este título descargable. Así, lo que nos motivará a seguir jugando no será tanto conseguir la medalla del primer puesto, sino el obtener dinero con el que luego poder comprar más copas, pruebas acrobáticas, golpes extra, algunos detalles decorativos, y hasta un efecto sonoro clásico de las consolas de 8 bits, todo ello disponible en la Tienda. En este sentido, el juego funciona muy bien porque por mal que lo hagamos, siempre podremos conseguir una cantidad de dinero que nos anime a seguir jugando. También podemos desbloquear palos de oro y palos con forma de corazón, muy cucos pero no he visto que den ninguna ventaja adicional; simplemente aportan un toque de color a la hora de jugar. Al cambiar de palo, el color de la bola también se adapta, al menos con los palos de oro. Los de corazones no los he probado, ya que se los reservo a mi mujer.

 

Jugabilidad cómoda y flexible

Fun! Fun! Minigolf Touch! es, como bien dice su nombre, un juego de mini golf que se puede jugar con la pantalla táctil, pero en el que también podremos jugar con los controles tradicionales (teclas). Después haber jugado durante bastantes horas, mi recomendación personal es que lo mejor es jugar usando una combinación de ambos controles: manejar la dirección del golpe con el joystick y controlar la fuerza del golpe y la dirección con la pantalla táctil Ajustar la fuerza tirando del palo con la pantalla táctil resulta mucho más certero y satisfactorio, y controlar la dirección con el joystick te permite apuntar mejor al objetivo.

Al golpear la bola tendremos que estar atentos a la precisión del golpe (los que hayáis jugado a algún el Everybody’s Golf no notaréis diferencias en este sentido). Ésta se representa como un punto de impacto en la bola que oscila sobre ella automáticamente, por lo que tendremos que realizar el golpe en el momento adecuado y según nos interese. En ocasiones puede ser importante querer darle en uno de los costados a la bola, ya que con ello se le dota de movimiento rotatorio, lo cual varia el movimiento en los rebotes sensiblemente.  Conviene destacar que el modo de control está disponible de forma rápida y en cualquier momento, sin necesidad de tener que realizar otros ajustes.

 

Variedad un tanto engañosa

Tenemos veintisiete hoyos distribuidos en tres copas, en su mayoría circuitos por los que tendremos que procurar hacer buen uso de los rebotes en los bordes, tratando de esquivar los obstáculos que se encuentran en la pista y evitando en la medida de lo posible que nuestra bola se salga del recorrido delimitado. De estos veintisiete hoyos tenemos tres variaciones organizadas como copas extras, que no hacen más que añadir obstáculos o monedas adicionales que nos obligan a tratar de trazar un golpe diferente en cada caso, aunque los hoyos como tal no cambian.

Hay muchos tipos de obstáculos. Mientras que en unos rebota la bola, en otros la frena de golpe. Como no hay posibilidad de probar el hoyo antes, al principio juegas a base de prueba y error hasta que te haces con los distintos obstáculos y la fuerza que tienes que aplicar en cada caso, dónde rebotar, por dónde tiene que ir la bola, etc. En cuanto a las reglas del juego, pocas cosas a destacar. Simplemente, tenemos que procurar golpear a la bola para que de un golpe entre en la zona segura, o si no tendremos que tirar de nuevo desde la posición de origen en cuestión. Eso sí, disponemos en cada caso de un número limitado de golpes establecido individualmente para cada hoyo, y si no lo conseguimos pasaremos al siguiente hoyo con la penalización de puntos que eso supone.

Por otro lado, tenemos nueve zonas de acrobacias, donde el objetivo no será introducir nuestra bola en el hoyo, sino que tendremos que ingeniárnoslas, mediante tantos rebotes como sea posible (ya que cada uno de ellos ampliará la bonificación) para que nuestra bola toque todas las monedas que hay dispersas por la zona de juego, que como no, estará repleto de obstáculos. Si las conseguimos todas nos llevaremos como premio extra más monedas. Como en el caso de las copas, se guarda el último record conseguido, pudiendo reintentarlo todas las veces que queramos.

 

Un juego sencillo y sin florituras

Seguramente mucha gente (entre los que me incluyo), esperaba que este juego fuera muy similar al Everybody’s Golf. No obstante, con Fun! Fun! Minigolf Touch! no han querido ni mucho menos aspirar a ese objetivo. De hecho, podemos decir que, quitando algunas texturas de buena calidad, el juego no destaca ni artística ni técnicamente en ninguna de las tres localizaciones que incluye. Resulta curioso ver el trato que han hecho de los Miis, a los que le han puesto un cuerpo con extremidades completas y que combinadas con algunas animaciones, hacen que resulten bastante raros de ver y muy poco naturales. Por lo demás, nos encontramos con entornos que carecen de un gran nivel de detalle, siendo lo que más se echa de menos la falta de vida en ellos, ya que quitando alguna luciérnaga y algún coche pasando por las calles de los alrededores de los circuitos, no hay un solo alma. Y esto es una pena, sobre todo teniendo permiso para el uso de Miis y después de haber juegos parecidos como el Resort.

No obstante, centrándonos en lo importante para jugar, que es la claridad y la visibilidad de los hoyos, no he visto grandes problemas salvo que una vez que el personaje se sitúa para golpear la bola ya no es posible ver el circuito completamente y a veces se necesita recordar detalles del mismo. Quizás resaltar que resulta muy difícil tratar de entender la trayectoria de la bola con los rebotes, siendo poco intuitiva la física de ésta; y ni siquiera tendremos la opción de pre-visualizar los posibles rebotes y efectos de los objetos en el circuito, como ya he dicho. En ocasiones, las posibilidades de la cámara presente no son suficientes y resulta evidente la necesidad de una cámara libre que permita movernos con soltura sobre el circuito, pues en algunos hoyos resultaría muy útil para pensar en el golpe que queremos hacer.

{youtube}UhEV-Bb4bng|560|315{/youtube}

 

Conclusiones finales

Fun! Fun! Minigolf Touch! es un juego muy entretenido, muy sencillo y divertido. Genial para matar el tiempo en un atasco o en la sala de espera del médico. Simplemente jugando una y otra vez llegaréis a desbloquear todas las posibles opciones del juegos y el poder Jugar con Miis es todo un acierto. Técnicamente deja bastante que desear en muchos aspectos, pues los gráficos son bastante limitados, como lo son también los elementos desbloqueables y opciones, especialmente si realizamos la injusta pero inevitable comparación con Everybody’s Golf.

Carece de elementos muy importantes y claramente necesarios, como un indicador con la predicción de los rebotes de la bola por el campo, un modo entrenamiento o juego online. Pero aún así, es un título que consigue divertir y que, dado su ajustado precio de 5 euros, podemos considerarlo como una compra a tener en cuenta.

A favor:

  • Entretenido y jugable
  • Controles sencillos e intuitivos
  • Se puede jugar con Miis

En contra:

  • Es demasiado fácil desbloquear todas las opciones del juego
  • No tiene online
  • No hay cámara libre
  • Muy pocos circuitos y opciones de personalización


[Nota]