Regresamos con una nueva entrega de la sección Japan Import. Tras haberos presentado una Nintendo DS Lite Edición Final Fantasy III, tocaba algo más actual. Y con la inminente salida de Final Fantasy XIII-2, esta entrega viene que ni pintada.

En esta ocasión os presento una PlayStation 3 “Lightning Edition” del videojuego Final Fantasy XIII que sólo se puso a la venta en Japón y en edición limitada.

Si queréis conocer más detalles de esta consola tan especial, acompañadme a la entrada extendida, en la que también encontraréis una pequeña galería de imágenes.

Con el lanzamiento del juego FFXIII en Japón el 17 de diciembre de 2009, también se puso a la venta esta consola PlayStation 3 modelo CECH 2000B-FF de 250GB, conocida como “Lightning Edition“. El color de esta edición de PS3 es “Blanco cerámico” (Ceramic White) y en la parte superior de la misma aparece una ilustración de Lightning, la protagonista del juego, serigrafiada en color rosa.

El contenido del pack correspondiente a esta edición incluye, aparte de la consola, un mando Dual Shock 3 blanco y una copia del juego; y lógicamente, un cable de corriente japonés y las instrucciones de rigor. Como veis, nada especial aparte de la consola en sí.

Como ya hice en mi anterior entrega, os cuento un poco el cómo me pude hacer con esta edición especial de la PS3. Al igual que en el caso de la Nintendo DS Lite del FFIII, esta consola también la compré a través de un amigo intermediario. En esta ocasión, como ya tenía una PS3 de 60Gb de las de lanzamiento -que ya empezaba a dar algunas señales de que podía fallecer en cualquier momento- y teniendo en cuenta la reciente novedad del nuevo modelo Slim de la consola, decidí buscar una sustituta y opté por adquirir esta Lightning Edition. Tuve suerte de poder comprarla a un precio más que correcto, pues en total me costó 325€; es decir, tan solo 25€ más respecto a comprar una PS3 Slim nueva en España cuando costaba 299€.

A pesar de ser de segunda mano, la consola estaba en un estado tan impoluto que parecía nueva. Tenía todo el embalaje perfectamente colocado y todo olía a nuevo. Sin duda, la fama de lo bien que cuidan los japoneses los artículos se la tienen más que merecida. Cabe destacar, eso sí, que el golpe que podéis observar en la parte inferior derecha de la caja ya vino así en el envío, lo que para un coleccionista como yo siempre es doloroso.

Eso es todo, amigos. Espero que os haya gustado el artículo y os dejo con la galería de imágenes que he preparado. ¡Hasta la próxima!

[widgetkit id=16]